IU y varias ONG protestan por la venta de armamento

A. A. MADRID.

No todos están de acuerdo con la venta de armamento a Arabia Saudí, por mucho que el negocio pueda dejar 2.000 millones en las arcas de la empresa pública Navantia.

Alberto Garzón denunció ayer que las armas que se venden al reino del desierto se usan en Yemen contra la población civil. Según el coordinador federal de IU, si España continúa con la operación, se convertirá en cómplice de las muertes en el pequeño país de la península arábiga, en guerra desde hace tres años.

Las protestas también han llegado desde distintas ONG. Amnistía Internacional denunció que «un tercio de los más de 15.000 bombardeos de la coalición saudí en estos tres años de conflicto en Yemen han atacado escuelas, mercados, hospitales o viviendas». Oxfam Intermón alertó del riesgo de que las armas se usen para cometer crímenes de derecho internacional.

Puestos de trabajo

La réplica llegó desde PP y Ciudadanos. Rafael Hermando, portavoz parlamentario de los populares, recordó a las ONG, «que viven de los impuestos de los españoles», los puestos de trabajo que creará el encargo de las cinco corbetas.

En la misma línea se manifestó el diputado liberal, Miguel Gutiérrez. Según consideró la operación con Arabia Saudí permitirá potenciar la industria nacional. «Precisamente lo que tiene que hacer el Gobierno es impulsar el desarrollo económico de las empresas españolas en el exterior», dijo antes de aludir también a los beneficios para el mercado laboral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos