Urkullu aboga por mantener la relación con el Gobierno

O. B. BILBAO

El 'lehendakari', Iñigo Urkullu, cree que los hechos vividos en Cataluña durante la jornada del 1 de octubre no deben obstaculizar la relación institucional entre su Ejecutivo y el Gobierno de Mariano Rajoy para garantizar el cumplimiento de los acuerdos alcanzados en el pasado ejercicio. «No puedo renunciar a estas cuestiones porque crea erróneo el comportamiento democrático (de Rajoy)», dijo ayer ante el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, la líder del PSE Idoia Mendia y miembros de su gabinete en un desayuno informativo en Bilbao especialmente concurrido.

Entre las cuestiones que el PNV negoció con el Gobierno a cambio de apoyar los Presupuestos Generales del Estado para este 2017 están la Ley Quinquenal del Cupo, pendiente de ratificación en el Congreso de los Diputados, transferencias que aún tienen que ejecutarse, la liquidación de los impuestos de Mercedes para evitar un quebranto en las arcas alavesas, o asuntos relacionados con la convivencia y los derechos humanos. «Se han traspasado líneas rojas con la actuación policial pero la relación entre instituciones debe seguir manteniéndose y buscar lo mejor para los vascos», insistió tajante.

Urkullu evitó además cargar la responsabilidad de lo acontecido en una sola de las partes. «Hemos asistido a un pulso entre dos visiones unilaterales que parecen irreconciliables», dijo. «Nadie sale fortalecido, nadie sale victorioso de lo sucedido ayer en Cataluña. Todas las partes han perdido». Así, defendió que el bloqueo sólo puede superarse mediante el diálogo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos