La universidad no da por zanjada la investigación por el máster de Cifuentes

El PP abandona su silencio y da por buena la explicación de la presidenta de Madrid pero la oposición aún ve lagunas en su relato

P. DE L. H. MADRID.

La Universidad Rey Juan Carlos no dio por zanjada la investigación sobre el máster de la presienta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, con la comparecencia exculpatoria que este miércoles ofrecieron su rector, Javier Ramos, el director del curso y el profesor de la asignatura que, según la información publicada ese mismo día por eldiario.es, le fue aprobada de manera fraudulenta en 2014.

A pesar de que Ramos afirmó de manera tajante que no se había producido «irregularidad» alguna, ayer el centro público emitió un comunicado en el que explica que se ha abierto un procedimiento administrativo para «determinar las responsabilidades que puedan existir». El anuncio llegó después de que el citado medio se hiciera eco de una denuncia interpuesta ante la Fiscalía Provincial de Madrid por varias asociaciones de estudiantes para que investigue si ha habido un delito de falsedad en documento público y cohecho.

El Gobierno y el Partido Popular, que incialmente se mantuvieron en un silencio prudente, sí dieron ayer por buenas y suficientes las aclaraciones que tanto la universidad como la propia Cifuentes ofrecieron sobre lo sucedido. La oposición y Ciudadanos, socio de investidura de la dirigente popular, en cambio, no. Albert Rivera hizo hincapié en que la versión proporcionada por la presidenta de autonómica en Ondacero y 13tv es «contradictoria» con la que se ofreció inicialmente al medio que desveló el supuesto fraude y le reprochó, desde Bruselas, que esté «desaparecida».

Más pruebas

Cifuentes acudió ayer al pleno de la Asamblea pero evitó hacer la más mínima declaración. De momento, sus explicaciones se limitan a un comunicado con documentación de la universiad y dos entrevistas en una radio, Ondacero, y una televisión, 13 tv. Y en la oposición se escaman porque no haya sido capaz de mostrar el trabajo de fin de master que, en teoría, le valió el título.

La conclusión a la que llegue Cs es clave porque el tercer punto del acuerdo que permitió a Cifuentes ser investida en 2015 exige de manera expresa la «separación de culquier cargo público que haya falsificado o engañado en relación a su currículum o su cualificación profesional o académica». Los socialistas, que apuntan a «fuego amigo» en la revelación que ha puesto a la presidenta autonómica en la picota, no descartan presentar una moción de censura que necesitaría de la formación centrista para prosperar. Pero, por ahora, unos y otros simplemente aguardan a saber más.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos