El turismo sufre los estragos de la inestabilidad con caídas en las reservas hoteleras

Dos turistas, el pasado día 3 de octubre, cuando se celebró huelga general en Cataluña. :: j. lago / afp

El sector avisa de que la situación «empeorará» a medio plazo, mientras que la restauración alerta de descensos en las ventas de un 30%

D. VALERA

madrid. Cataluña es la comunidad autónoma que recibe un mayor número de turistas internacionales de toda España. El año pasado alcanzaron la increíble cifra de 17,9 millones. Sin embargo, la incertidumbre que vive la comunidad los últimos días y semanas está provocando caídas en las reservas en un sector clave para la economía catalana. De momento, el ministro de Energía y Turismo, Álvaro Nadal, afirmó la semana pasada que el sector turístico catalán ha sufrido un «frenazo» al pasar de un crecimiento del 10% a un avance del 2%. Una ralentización que achacan a la situación de incertidumbre.

Un escenario preocupante que reconocen los propios hoteleros. «Hay nerviosismo. La previsión de reserva para los próximos meses es menos intensa con una caída del 3%», sostienen desde el Gremio de Hoteles de Barcelona. Desde esta organización aseguran que la ocupación en la ciudad Condal es la habitual en estas fechas y que las cancelaciones sobre las reservas ya realizadas no son significativas, sobre todo en lo que se refiere a los turistas internacionales. Sin embargo, admiten su «temor» de cara al futuro. «Hay una incertidumbre y esto afecta. A largo plazo la situación puede empeorar en las próximas semanas», advierten.

En los últimos días algunos de los responsables de las principales cadenas hoteleras han sido más alarmistas. Así, el vicepresidente de Melia Hotels International, Alfonso del Poyo, confesó que se está produciendo un movimiento de anulaciones, sobre todo por parte de extranjeros, en «un plazo cortísimo» de tiempo.

En la misma línea, el consejero delegado de B&B Hotels, Jairo González, calificó de «tremendo» el impacto del problema en Barcelona, una de las ciudades que suele liderar la lista de pernoctaciones en el país. No obstante, para el director general de Ilunion Hotels, José Ángel Preciados, todo resultará «mucho más negativo a medio plazo de lo que se piensa que a corto».

En contraste, el presidente de AC Hotels by Marriott, Antonio Catalán, señaló que sus establecimientos catalanes no han notado aún ese impacto y que sus reservas se encuentran en el 85% de su capacidad.

Imagen exterior

Una de las principales preocupaciones de los hoteleros es la imagen que se pueda trasladar de la situación de Cataluña de cara al exterior, lo que puede provocar que los turistas internacionales se piensen su viaje. De hecho, algunas compañías como American Airlines ya recomendó a sus pasajeros no ir a Cataluña entre el 3 y el 13 de octubre por la situación de «tensión» que se vive en las calles catalanas.

En este sentido, la Mesa del Turismo ya ha alertado de las «gravísimas consecuencias» que pueden derivarse para la actividad del sector, «no sólo en Cataluña sino en toda España». Tras rechazar «rotundamente» el secesionismo, este «lobby» empresarial advirtió la semana pasada que los más penalizados serían los viajes culturales, de compras y de cruceros.

Pero la caída del turismo no sólo afecta a los hoteleros, sino que también tiene un impacto muy negativo en la hostelería. Así, desde el Gremio de Restauración de Barcelona estiman que la inestabilidad por la deriva independentista está provocando ya unas caídas de las ventas que oscilan entre el 25% al 30%. Un desplome que afecta a un área económica que emplea a 700.000 personas en la región y que ya ha mostrado en reiteradas ocasiones su preocupación por la situación actual. En este sentido, el sector recuerda la importancia que tiene el turismo nacional, que precisamente es el que más está cayendo y hacen una llamada al diálogo para reconducir una situación que consideran perjudicial para todos.

Fotos

Vídeos