Uno de cada tres yihadistas detenidos en 2017 en España era nacional

M. SÁIZ-PARDO

Madrid. Solo uno de cada tres yihadistas detenidos en España en 2017 era español. El terrorismo integrista en España tiene acento extranjero, mayoritariamente de origen marroquí, según el primer anuario del Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo (OIET), presentado ayer. De hecho, el 57% de los sospechosos yihadistas detenidos el pasado año en territorio español era de nacionalidad marroquí, frente al 28% que tenía pasaporte español. Le siguen los argelinos con un 4% y los egipcios con un 3%.

El estudio de la OIET da buena cuenta del incremento de la actividad antiyihadista de las fuerzas de seguridad en 2017, en el que España tras, más de trece años, volvió a convertirse en escenario de atentados islamistas con los ataques de Barcelona y Cambrils. 2017, con 51 operaciones policiales y 84 detenidos, fue el segundo año con más arrestos de terroristas islámicos de la década, solo superado por 2015.

Cataluña, destaca el anuario, fue el «principal foco de la lucha contra el yihadismo» en España con 14 operaciones y 29 terroristas arrestados. Por provincias, Barcelona está a la cabeza del ránking con 22 detenidos, seguida de Madrid (16), Melilla (7), Gerona (5), Ceuta (4) y Mallorca (4). No obstante, hubo detenidos en 21 provincias españolas.

La Policía Nacional, con el 49% del total de las operaciones, se mostró el año pasado como el cuerpo más efectivo. La Guardia Civil protagonizó el 37% de los golpes y los Mossos el 14%. De la cifra total de 84 arrestados, 78 fueron hombres y solo seis mujeres.

«En 2017, los atentados de Cataluña nos han recordado que nos queda mucho por aprender. De nuevo se han olvidado de las víctimas», lamentó durante la presentación del anuario Consuelo Ordóñez, presidente de Covite, organismo del que depende el OIET.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos