Tres exconsejeros de Puigdemont procesados en rebeldía declaran ante un juez belga

M. B.

madrid. Los tres exconsejeros de la Generalitat que permanecen en Bélgica desde principios de noviembre, Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig, comparecen hoy ante un juez de instrucción tras la reactivación de las euroórdenes de detención y entrega (OEDE) por parte del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, según confirmó ayer su abogado belga Paul Bekaert, que espera que el magistrado dicte «las condiciones para la libertad».

Se trata del primer paso después de que el juez Llarena reactivase las OEDE el pasado 22 de marzo tras dictar un auto de procesamiento contra 25 investigados. En concreto, su colega belga deberá decidir en un plazo de 24 horas si procede dictar prisión contra los tres implicados o libertad con medidas cautelares mientras se tramitan las euroórdenes, como ya ocurrió en noviembre.

Bekaert espera que se repita «el mismo escenario», en el que los políticos catalanes tenían prohibido abandonar Bélgica sin permiso, tuvieron que comunicar un domicilio y comparecer ante toda citación policial o judicial.

Tras la declaración de hoy ante el juez belga, el caso pasará a la Cámara del Consejo (tribunal de primera instancia), que tendrá un plazo de 15 días para determinar si la orden es ejecutable o no. En caso de que fuera recurrida, las partes podrían acudir primero al Tribunal de Apelación y posteriormente al Tribunal de Casación.

Comín es el único de los tres exconsejeros procesado por un delito de rebelión, al que se suma el de malversación de caudales públicos. Serret y Puig, por su parte, fueron procesados por delitos de desobediencia y malversación.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos