La juez deja en libertad a Trapero pero le prohíbe salir del país

Josep Lluis Trapero, mayor de los Mossos d'Esquadra. / Efe

Lamela retira el pasaporte al jefe de los Mossos y le obliga a comparecer cada 15 días tras rechazar la prisión de la Fiscalía

MATEO BALÍNMadrid

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha rechazado la prisión provisional sin fianza que la Fiscalía ha pedido para Josep Lluis Trapero, jefe de los Mossos d'Esquadra, por un delito de sedición en la causa que investiga los incidentes ocurridos en Barcelona los pasados 20 y 21 de septiembre, en el marco de la 'operación Anubis' contra el núcleo organizador del referéndum suspendido del 1 de octubre.

Más información

Lamela descartó la solicitud de la Fiscalía pero impuso otras medidas cautelares para Trapero bastantes restrictivas: prohibición de salir del territorio nacional, retirada del pasaporte y comparecencias quincenales ante la sede judicial más cercana a su domicilio. En caso de incumplimiento la magistrada podría revocar su situación personal.

El mayor de los Mossos declaró por espacio de dos horas ante el teniente fiscal Miguel Ángel Carballo y la juez Lamela, titular del Juzgado de Instrucción número tres de la Audiencia Nacional. Trapero, de 52 años, queda en la misma situación personal que su subordinada, la intendente Teresa Laplana, a quien la Fiscalía también pidió prisión provisional bajo fianza de 40.000 euros pero que al final la juez le impuso las mismas medidas cautelares. En su caso, declaró por videoconferencia desde Barcelona porque un cuadro médico le impidió viajar a Madrid.

«Contravigilancia»

Según el auto judicial, existen elementos que vinculan a Trapero con una “estrategia de finalidad separatista”. Menciona el contenido de un documento hallado en casa del director general Josep Maria Jove, 'número dos' del consejero de Economía Oriol Junqueras; “la pasividad, aún por investigar”, que se atribuyen a los Mossos en los hechos acaecidos el 1 de octubre, o el contenido de las conversaciones interceptadas por el titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, “en las que se vislumbra una actividad de contravigilancia para proteger a determinadas personas frente a posibles actuaciones de la Policía o de la Guardia Civil”.

Sin embargo, la juez le concede el beneficio de la duda y ha asegurado que “no aparece todavía suficientemente perfilada” su actuación en los “graves hechos” ocurridos en Barcelona y rechaza los argumentos de la Fiscalía para no mandarle a prisión. Entre otros, no haber tomado medidas policiales para evitar la concentración frente a las sedes de la Generalitat o proteger a la comisión judicial de la 'operación Anubis'.

Frente a ello, relata la juez, Trapero “ha ofrecido determinadas explicaciones que coinciden en parte” con lo declarado por los dos tenientes de la Guardia Civil y por la Letrada de la Administración de Justicia que han comparecido hoy como testigos. Básicamente, que la situación en la calle impedía tomar medidas concretas “para no generar una grave alteración del orden público”. Por todo ello, la juez descarta la posibilidad de reiteración delictiva del jefe de los Mossos para descartar por ahora su ingreso en prisión provisional.

Fotos

Vídeos