Trapero dice ante la juez que se plantó ante Puigdemont, Junqueras y Forn por el 1-O

Declara en la Audiencia que advirtió a la cúpula del 'procés' por la seguridad del referéndum y que los Mossos no seguirían su «plan político»

MATEO BALÍN MADRID.

El exjefe de los Mossos d'Esquadra Josep Lluis Trapero quedó ayer en libertad sin fianza tras comparecer durante dos horas y media ante la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, que instruye una causa por un delito de sedición (hasta 15 años de prisión) durante el 'procés' político catalán.

La presencia de Trapero en sede judicial se produjo a raíz de la ampliación de los indicios delictivos que pesan contra el que fuera mayor de los Mossos, y que alcanzan a la celebración del referéndum del pasado 1 de octubre, en el que el investigado fue el máximo responsable de la «total inactividad» del cuerpo policial catalán y el incumplimiento de las órdenes judiciales y del mando único de seguridad liderado por el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos.

Pese a quedar en libertad sin fianza, Trapero mantiene las medidas cautelares que ya le impuso la magistrada el 16 de octubre. En concreto, comparecencias quincenales en el juzgado más cercano, retirada de pasaporte, prohibición de salida del territorio nacional e indicación de un teléfono de contacto donde esté localizable.

Trapero pidió en diciembre la testifical de Puigdemont, Junqueras y Font pero la juez y la Sala lo rechazaron

Lamela descartó imponerle ayer una fianza de 50.000 euros como solicitó la Fiscalía porque ha cumplido hasta la fecha con la Justicia y el riesgo de reiteración delictiva o de destrucción u ocultación de pruebas es inexistente (en noviembre, tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución por parte del Senado, fue relegado por el Ministerio del Interior a un puesto administrativo en las oficinas de los Mossos de la Travesera de Las Cortes en Barcelona).

Testificales rechazadas

La Fiscalía justificó la fianza debido a la «agravación de la situación procesal» de Trapero y «por ocultar» dos reuniones previas al 1 de octubre con el presidente Carles Puigdemont, el Consejo de Interior y otros mandos policiales, en las que el investigado «no llevó a cabo ningún intento de impedir su celebración».

En su declaración de ayer, Trapero admitió a la juez que tuvo dos encuentros sobre el referéndum con Puigdemont, el exvicepresidente Oriol Junqueras o el exconsejero del Interior Joaquim Forn (estos dos en prisión preventiva). Aseguró que en esas citas les advirtió de que «iba a ser un problema de orden público» la celebración de la consulta y que los Mossos no formarían parte del «plan político» de la cúpula del 'procés', según señalaron fuentes jurídicas presentes en el interrogatorio. No obstante, fuentes fiscales recordaron que Trapero «no hizo nada para evitarlo» y que no pudo aclarar ayer su intención de cerrar los colegios.

La abogada del exjefe de los Mossos afirmó al concluir la declaración que su cliente ya comunicó esta posición en un escrito remitido al juzgado el 18 de diciembre. Según esta versión, fue la cúpula de los Mossos la que pidió estos encuentros ante su preocupación por la seguridad el día del referéndum, en el que se estimaba que unos dos millones de personas podían acudir a votar, y ante su malestar por las afirmaciones de miembros del Govern asegurando que iban a «facilitar y promover» su celebración.

En esas reuniones, la cúpula de los Mossos quiso dejar claro que ellos se mantenían al margen del 'procés' y que cumplirían con los mandatos del Tribunal Superior de Cataluña. Para contrarrestar los informes policiales sobre su «total inactividad», la defensa de Trapero pidió además en ese escrito que llamara a declarar como testigos a Puigdemont, Junqueras, Forn y a otros mandos policiales como Ferrán López, actual jefe de los Mossos, y los comisarios Joan Carles Molinero, Emilio Quevedo y Manel Castellví.

Sin embargo, el fiscal se opuso y la juez lo acabó desestimando, al igual que hizo la Sala Penal cuando recurrieron en apelación por su condición de investigados en la causa que se sigue en el Tribunal Supremo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos