Trapero descarta presentarse en la candidatura del PDeCAT

CRISTIAN REINO BARCELONA.

El exmayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, sonaba en las quinielas como un buen gancho electoral para las listas de Carles Puigdemont, pero el propio mando policial lo descartó ayer. «No dejé ni que me hicieran la proposición», confirmó el que para una parte de la sociedad fue el héroe tras los atentados de las Ramblas.

Apartado de su cargo al frente de la Policía catalana y acusado de sedición, Trapero explicó que una persona le trasladó que desde la candidatura de Puigdemont querían contactar con él, pero la respuesta que dio fue «que ni me llamen». «He sido un profesional de la Policía y eso pienso seguir siendo», remató.

Trapero era el fichaje estrella que se guardaba el expresidente para su lista de Junts per Catalunya. El otro fichaje, anunciado el jueves, es Jordi Sánchez, ya expresidente de la ANC. Los partidos tenían como plazo hasta la medianoche de ayer para confeccionar las listas. En el caso de Puigdemont, le acompañan como cabezas de lista provinciales el pedagogo Josep Maria Forné (Lleida), el ex de Esquerra Eusebi Campdepadrós (Tarragona) y la vicerectora Gemma Geis (Girona). Además, anunció que tras Jordi Sánchez, en Barcelona van Clara Ponsatí, Jordi Turull y Josep Rull. También estará el exconsejero Joaquim Forn y la exseleccionadora nacional de natación sincronizada Anna Tarrés. Meritxell Borràs es el único miembro del anterior Ejecutivo que no ha querido presentarse. El padre Manel, Ferran Requejo, Pilarín Bayés, Eduard Pujol, Marina Geli o Salvador Cardús fueron fichajes de última hora.

En Catalunya en Comú también hubo fichajes sobre la bocina. Entre otros, el del exsecretario general de CCOO en Cataluña Joan Carles Gallego, la cineasta Mar Coll (Goya a la dirección novel), la sindicalista del mundo educativo Rosa Cañadell o la activista María Salvo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos