La CUP se abstendrá a la investidura de Jordi Sànchez y solo apoyaría la de Puigdemont

Torrent ha iniciado una nueva ronda de contactos para tratar de investir al expresidente de la ANC, actualmente encarcelado, por lo que el juez Llarena deberá decidir si permite su salida de prisión para someterse a la votación

CRISTIAN REINOBarcelona

La CUP ha anunciado esta mañana que sus cuatro diputados se abstendrán en la eventual votación para la investidura de Jordi Sànchez, si ésta llegara a producirse. Poco después de que el presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, comunicara que este mediodía iniciará una nueva ronda de contactos para proponer a un nuevo candidato, que previsiblemente será Jordi Sànchez, los anticapitalistas han querido dejar clara su posición, que es la misma que en la investidura fallida de Jordi Turull, en la que se abstuvieron, lo que tumbó la elección del exconsejero de la Presidencia.

A pesar de que Elsa Artadi ha anunciado esta mañana que existe un acuerdo a tres bandas entre JxCat, ERC y la CUP para investir al expresidente de la ANC en segunda ronda, el portavoz de los anticapitalistas, Carles Riera, lo ha desmentido y ha llegado a afirmar que investir a Sànchez es autonomista y a su juicio supone dispararse un «tiro en el pie» del independentismo.

Si la CUP se abstiene, la única opción que tiene el dirigente nacionalista para salir elegido en segunda ronda es que Carles Puigdemont y Toni Comín renuncien a sus escaños, extremo que a día de hoy se antoja casi imposible, tanto casi como que el juez del Supremo, Pablo Llarena, permita a Sànchez salir en libertad para someterse al pleno.

La CUP ha instado a sus socios secesionistas a investir a Puigdemont, el «único que representa el embate contra el Estado». «Todos los demás suponen plegarse al marco legal y estatutario», ha dicho. «La vía Sànchez es para hacer una investidura de acuerdo a la ley», ha señalado. Según Riera, la resolución de ayer del Tribunal alemán «ha demostrado» que la única vía «ganadora» es la de la desobdiencia, la unilateralidad y la de la internacionalización de la causa del secesionismo.

Sànchez está en prisión desde el pasado mes de octubre y ya fue propuesto por Torrent como candidato a la presidencia, pero el pleno fue suspendido, después de que el juez Llarena denegara el permiso al dirigente nacionalista para asistir al pleno.

En el independentismo no tienen muchas esperanzas de que la iniciativa prospere, pero va en la línea de presionar al Estado y al sistema judicial, más aún después del varapalo sufrido ayer por el juez del Supremo tras la resolución del Tribunal alemán de dejar a Puigdemont en libertad con fianza y descartar el delito de rebelión.

En cuanto fracase el plan Sànchez, el independentismo podría activar la opción Puigdemont o buscar ya definitivamente el candidato que permita un gobierno efectivo.

Sànchez cuestiona su cárcel preventiva tras la liberación de Puigdemont

El diputado de JxCat y expresidente de la ANC, Jordi Sànchez, ha cuestionado que el Tribunal Supremo (TS) pueda mantenerle en prisión preventiva por presunta rebelión cuando la justicia alemana ha dejado en libertad al expresidente Carles Puigdemont al no ver indicios de ese delito por los mismos hechos.

«Enhorabuena, presidente Carles Puigdemont. ¿El Estado español cómo justificará a partir de hoy que nos atribuyan violencia, que nos acusen de rebelión, que nos mantengan en prisión preventiva? Las mentiras comienzan a hundirse. Libertad», ha expresado en un apunte de Twitter recogido por Europa Press.

El grupo de JxCat ha manifestado su intención de volver a presentar a Sánchez como candidato, y el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha convocado este viernes una ronda de consultas con los grupos para nombrar a un candidato a la Presidencia de la Generalitat.

Sànchez ya fue designado candidato por Torrent, pero el pleno no llegó a sustanciarse porque el juez del TS Pablo Llarena no le permitió acudir al pleno de investidura -indispensable para celebrar la sesión plenaria-.

Ahora JxCat vuelve a apostar por Sànchez -a la espera de que Llarena permita su asistencia al pleno-, después de la liberación de Puigdemont y de que el Comité de Derechos Humanos de la ONU dictara una resolución instando a España a «tomar todas las medidas necesarias para garantizar que Jordi Sànchez puede ejercer sus derechos políticos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos