«Toca ahorrar por si hay que hacer huelga»

Si el artículo 155 ha traído la 'normalidad' a Cataluña, la esperanza de todas las partes se deposita en las elecciones del 21 de diciembre. El independentismo las contempla como un plebiscito. «Cuando se vota no depende de lo que digan las candidaturas, sino de lo que interprete la opinión pública», observa el exdiputado y senador Jordi Casas, miembro de Unión Democrática de Cataluña. «Los independentistas tendrán que competir entre ellos, porque se dirigen al mismo electorado y la Ley D'Hondt no perdona la división. Si hubiera una sola candidatura sería distinto, pero lo veo imposible; el PDeCAT no puede ir con Podemos, sería su final. Santi Vila intenta recuperar un espacio ideológico que tienen perdido».

Casas confía en que el Supremo reclame pronto la unidad de acción judicial en el proceso contra los exconsellers. «Sería lo lógico y calmaría la situación». El independentismo radical, por su parte, aboga por un «frente popular» con los dos 'jordis' como cabezas de lista. «Gente de la sociedad civil, de los CDR (Comités de Defensa de la República), no de los partidos», explica Iru Moner. «Ahora toca rearmarnos, ahorrar dinero por si hay que hacer huelga muchos días. Y, después de las elecciones, parar la economía si no hay un referéndum. Sin hostias y sin esconder las urnas. Hemos hablado tanto de votar que ahora si no nos presentamos tendríamos el relato perdido».

Fotos

Vídeos