Denuncia la pasividad policial después de que un hombre se masturbara ante ella

Pamela Casarrubios, concejal de Aranjuez, afirma que se sintió «impotente»

EUROPA PRESSMadrid

La concejala de Aranjuez Ahora Pamela Casarrubios ha relatado en un escrito haber sufrido una "agresión sexual", ya que mientras se duchaba en un camping de Oliva (Valencia) descubrió a un hombre espiándola y masturbándose, y ha lamentado la "apatía y pasividad" de la Policía Local y la Guardia Civil que la disuadió de "la utilidad de poner cualquier denuncia".

Casarrubios ha confirmado en declaraciones a Europa Press los hechos descritos en la carta abierta que ha remitido este jueves, y ha asegurado que tras ver la apatía con la que los agentes tomaron nota del suceso sintió "mucha impotencia".

En el escrito la concejala explica que el incidente se produjo la noche del 22 al 23 de julio en un camping de Oliva. "Sobre las doce y media de la noche me dirigí a los baños del camping y, antes de entrar, reparé en un hombre moreno, joven y con una bicicleta que estaba esperando a la puerta", ha relatado.

La edil ha explicado que en un primer momento vio al hombre asomarse desde la puerta de los baños. "Me puse tensa, pero intenté no darle importancia. Entré en uno de los cubículos e hice tiempo mientras intentaba escuchar algún ruido de pasos, algo que me indicara que el hombre había entrado o se había marchado ya, pero al no oír nada decidí salir", ha señalado en el texto.

Fue en ese momento cuando Casarrubios descubrió al hombre "con los pantalones bajados y masturbándose". "Al verme, abrió un poco más la puerta para exhibirse mejor", ha incidido la edil, que también ha admitido que se asustó. "Le grité hasta que salió del baño, aunque al principio opuso cierta resistencia".

En ese momento, el individuo abandonó el camping con bicicleta y la víctima requirió los servicios del vigilante. "Yo le conté lo sucedido y él no pareció sorprenderse. Me preguntó si parecía un hombre de entre 28 y 30 años. Le dije que sí, a lo que contestó que ya se imaginaba entonces quién era", ha asegurado. De vuelta a su tienda, Casarrubios explica que llamó a la Policía Local. "Mi relato recibió la siguiente respuesta: estamos muy ocupados con las fiestas de Moros y Cristianos. Llama a la Guardia Civil", con lo que la edil preguntó al cuerpo si no tenían competencias para delitos de agresiones sexuales.

Casarrubios ha explicado que también llamó a la Guardia Civil que no llegó a acudir. Finalmente una patrulla de agentes de la Policía Local se desplazó al camping. "El agente me preguntó si el agresor estaba borracho o drogado. No entendí qué tenía que ver eso y así se lo hice saber al agente. ¿Acaso justificaría lo sucedido? Bueno, no se preocupe que no es para tanto, me dice a continuación", ha lamentado.

La concejala culmina su escrito recordando que el hecho de que ella sea "cargo público o no" no tiene "verdadera importancia". "Puede contribuir a tener algo más de audiencia para denunciar lo ocurrido", ha admitido, al tiempo que ha criticado "la normalización, la impunidad de la agresión sexual". "Es esencial denunciar el gran abanico de agresiones que sufrimos las mujeres, desde el piropo en la calle hasta el roce del pantalón en el metro, desde la violencia directamente física a todas y cada una de las formas de acoso sexual y psicológico que, por el mero hecho de ser mujeres, nos vemos obligadas a sufrir y luchar día tras día", ha recordado la concejala, motivo que la ha empujado a escribir esta misiva.

Fotos

Vídeos