Los socialistas limitan su acercamiento a Podemos a las políticas sociales

Iglesias y Sánchez se saludan antes de la reunión de ayer en el Congreso. :: Ángel de Antonio/
Iglesias y Sánchez se saludan antes de la reunión de ayer en el Congreso. :: Ángel de Antonio

Pactan mantener un diálogo legislativo permanente pero discrepan a las primeras de cambio en Cataluña y la moción de censura

ANDER AZPIROZ MADRID.

La primera reunión entre el PSOE y Podemos se saldó con una extensa lista de buenas palabras entre dos formaciones que tratan de restañar las heridas causadas en dos años de disputas por la hegemonía en la izquierda. El resumen de ambos partidos del encuentro que duró más de dos horas y estuvo encabezado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias es que ha comenzado una nueva etapa en la relación entre las dos fuerzas, si bien no hubo coincidencia a la hora de fijar hasta dónde alcanza este acercamiento. Mientras Irene Montero habló de que PSOE y Podemos son desde ahora socios «preferentes», el secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, redujo la colaboración a temas en los que se ha detectado convergencia, especialmente en materia social, puntualizó después Margarita Robles.

Si se cumplen los deseos expresados por los dirigentes de ambas formaciones, la reunión de ayer debe de ser la primera de muchas. A partir de ahora las portavoces en el Congreso serán las encargadas de articular grupos de trabajo sectoriales, cuya tarea será acercar posiciones en materias como pensiones, empleo o igualdad. Todo estará supervisado por lo que PSOE y Podemos han bautizado como la mesa de colaboración parlamentaria.

Esta instancia servirá para que ambos grupos parlamentarios coordinen su acción en la Cámara baja, pero también, insistió Montero, para solucionar los desacuerdos que puedan surgir. «A quien más va a poner nervioso este acercamiento es a Mariano Rajoy, que hoy está un poco más cerca de salir de la Moncloa», apuntó la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso.

La formación morada considera que ambas fuerzas son ahora socios preferentes

De entrada, Cataluña se destacó en el capítulo de desacuerdos en esta primera toma de contacto. La formación de Iglesias mantiene su apuesta por la convocatoria de un referéndum de independencia que sea legal y vinculante.

Pero los socialistas no quieren ni oír hablar de una consulta de esas características. La propuesta presentada este lunes por Sánchez fue la creación de una subcomisión para abordar una reforma de la Constitución que revise el modelo territorial del Estado.

Podemos está de acuerdo en poner la subcomisión en marcha al considerar que es un primer paso aunque el líder de En Comú, Xavier Domènech, avisó de que no es suficiente para resolver el desafío independentista.

El otro punto que separa a las dos fuerzas es la finalidad misma del entendimiento que se ha iniciado con el regreso de Sánchez a la Secretaría General del PSOE. El líder socialista apuesta porque la mesa sea un instrumento para acordar iniciativas legislativas que derriben la obra legislativa del PP de la mayoría absoluta votación a votación. Pero Podemos tiene más prisa, por eso insiste en que el PSOE debe de presentar una moción de censura con su líder como candidato en el menor tiempo posible, pero esto es algo que no se contempla a corto plazo en la dirección socialista. «No es el momento de hablar de prisas», zanjó Robles.

Más

Fotos

Vídeos