Los socialistas se enrocan en que los acuerdos incluyan a Podemos y Ciudadanos

Iglesias y Rivera se dan la paz en la misa por víctimas de Ecuador. :: efe
Iglesias y Rivera se dan la paz en la misa por víctimas de Ecuador. :: efe

Advierten a Iglesias de que no pueden imponer los socios y recuerdan que hace año y medio les dejaron «con la mano colgando»

RAMÓN GORRIARÁN madrid.

A pesar de las negativas de Podemos y Ciudadanos, el PSOE insistió ayer en que una mayoría alternativa a Mariano Rajoy debe incluir a ambos partidos. Pedro Sánchez pretende superar los vetos recíprocos entre Pablo Iglesias y Albert Rivera con la política del «día a día» y sin acuerdos rígidos y solemnes. Pero sus planteamientos corren el riesgo de irse por el sumidero porque tanto Podemos como Ciudadanos se ratificaron en que no cuenten con ellos para un proyecto común.

Poco a poco se van encogiendo las expectativas creadas en la moción de censura contra Mariano Rajoy sobre una reconciliación del PSOE y Podemos. Han recuperado las formas, pero no hablan el mismo idioma político. Iglesias volvió a vetar ayer a Ciudadanos porque es «la muleta del PP» e instó a Pedro Sánchez a entenderse con Esquerra Republicana de Catalunya, que es una fuerza «progresista». Desde el PSOE su próxima vicesecretaria general, Adriana Lastra, contestó que la estrategia de su partido y sus alianzas las establece su dirección, «no otra fuerza política».

No fue el único choque. El futuro secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, aguó la propuesta del líder de Podemos de presentar otra moción de censura contra Rajoy antes de fin de año. «A corto plazo, no lo veo» porque, apuntó, es una herramienta legislativa que se debe utilizar con mesura. A ver si ahora, comentó, «vamos a pasar de una (moción) en 30 años a tres en tres meses».

El secretario general de Podemos rehuyó entrar al detalle de los desencuentros y emplazó a Sánchez a «cumplir su palabra» con los militantes socialistas, ante los que se comprometió a entenderse con las fuerzas progresistas. Empeñarse en introducir en ese paquete a Ciudadanos, dijo Iglesias en la cadena Ser, es volver a «lo de hace año y medio, como si nada hubiera pasado». Con ese planteamiento, subrayó, «defraudaría» a los que le han votado en las primarias, y eso «sería definitivo» para abortar el entendimiento con Podemos.

Puño en alto

Los dirigentes de Podemos van a seguir con mucha atención el 39 Congreso Federal del PSOE que comenzó ayer porque de la línea estratégica que allí se diseñe dependerá el rumbo de la izquierda para lo que resta de legislatura. También lo harán los de Ciudadanos, que se temen que del cónclave salga, en palabras de Rivera, un «PSOE podemizado, con el puño en alto y la Internacional».

Los prolegómenos, sin embargo, no invitan a pensar que la construcción de esa mayoría alternativa tenga visos de materializarse. La próxima número dos en la jerarquía socialista recordó a Podemos que no se puede pasar de la nada al todo en un santiamén y recordó que hace año y medio su partido le tendió la mano «y se nos quedó colgando». Eso, resaltó, no se olvida de un día para otro.

El PSOE dirigido por Sánchez dio además una buena prueba de que no pretende bunkerizarse en una alianza de izquierda con el anuncio de su disposición a negociar con el Gobierno de Rajoy el techo de gasto para 2018. «No vamos a ponernos en plan de decir no a todo lo que venga» del PP, precisó Ábalos. Los socialistas, añadió, no van a ser «muletillas, acompañantes o salvavidas» del Ejecutivo de Rajoy, pero habrá «entendimiento» en los asuntos de Estado y que afecten a los intereses generales.

Fotos

Vídeos