Los soberanistas piden que se investiguen en el Congreso las cargas policiales del 1-O

M. E. ALONSO

Madrid. Los diputados de PDeCAT y Esquerra regresaron ayer al pleno del Congreso tras más de un mes de ausencia por el agravamiento de la crisis política en Cataluña. Y lo hicieron con una iniciativa conjunta para que se cree una comisión de investigación en la Cámara para determinar responsabilidades políticas por las cargas policiales del pasado 1 de octubre.

Según explicó el portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, el objetivo es llegar al fondo de la cuestión para saber «bajo qué instrucciones» se produjeron esas cargas policiales y «qué se pretendía» hacer con ellas. El fin último es que algún miembro del Gobierno «asuma responsabilidades políticas». El dirigente nacionalista considera que lo ocurrido durante el 1-O en las calles de Cataluña fue «muy duro» porque supuso una «respuesta autoritaria sin precedentes» en Europa y «no se puede olvidar».

El regreso de los diputados de PDeCAT y Esquerra al debate parlamentario se produce mientras los servicios jurídicos del Congreso estudian la posibilidad de retirarles el sueldo por sus reiteradas ausencias en las últimas semanas a los plenos y a las comisiones. Los letrados están buscando posibles precedentes y las posibilidades existentes conforme al reglamento de la Cámara baja.

Ciudadanos, impulsor de la medida, reclama además retirar la subvención que Esquerra recibe como grupo parlamentario y que se quiten las ayudas que recibe el Grupo Mixto de la parte correspondiente a los ocho diputados del PDeCAT. Contribución que en el caso de la formación republicana asciende a más de 500.000 euros anuales y en el caso de los exconvergentes a 200.000 euros. Una decisión que la Mesa del Congreso se ha comprometido a adoptar en su reunión de la semana que viene después de que la formación liberal protestase por el retraso del informe.

Fotos

Vídeos