Signal, la 'app' que guarda los secretos de Puigdemont

En los últimos meses las aplicaciones de mensajería instantánea más populares han mejorado su plan de confidencialidad. Whatsapp implantó el cifrado de extremo a extremo con el que cada conversación cuenta con una llave propia que remitente y destinatario comparten pero que nadie más puede descifrar. Así, la 'app' adoptaba el estándar de seguridad más elevado hasta ahora, que la aplicación Signal Private Messenger ya utilizaba desde sus inicios. Ahora, con el caso de los mensajes de Puigdemont a Comín, esta 'app' sale a la luz como la única que Edward Snowden recomendó allá por 2015 y que cifra todas las conversaciones, incluyendo las llamadas de voz. La diferencia del cifrado de punto a punto entre WhatsApp y Signal es que la primera lo hace para proteger a sus usuarios de terceras partes, pero Signal lo emplea también para proteger los mensajes del propio servidor. Además, avisa al usuario si el destinatario de un mensaje realiza una captura de pantalla y permite enviar mensajes temporales que se pueden borrar cuando pasa un tiempo determinado. Es gratuita y solo precisa el número de teléfono del usuario para darse de alta, no necesita -como otras- ni correos electrónicos ni nombre ni datos personales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos