La sentencia no altera la agenda de Felipe VI

Felipe VI preside ayer un desfile en San Lorenzo de El Escorial. :: zipi / efe/
Felipe VI preside ayer un desfile en San Lorenzo de El Escorial. :: zipi / efe

El Rey recibe la noticia en un acto en el Escorial y Zarzuela expresa su «respeto absoluto» a la independencia judicial

M. E. ALONSO

MADRID. La casualidad quiso que Felipe VI conociese la sentencia del 'caso Nóos' en El Escorial, el mismo sitio donde coincidió por última vez con su hermana Cristina en el funeral por el 25 aniversario de la muerte de su abuelo, Juan de Borbón. Mientras pasaba revista a las tropas, el Rey conocía los detalles del fallo del Tribunal Supremo que deja a su cuñado Iñaki Urdangarin a las puertas de la cárcel: cinco años y diez meses de condena.

La noticia, que se esperaba desde hace semanas y no ha constituido ninguna sorpresa entre los muros del Palacio de la Zarzuela, no alteró la agenda de don Felipe, ni tampoco de doña Letizia, que presidió en Madrid una reunión del Patronato de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción. Desde Casa Real se limitaron a expresar su «respeto absoluto a la independencia del Poder Judicial». La misma frase que Zarzuela viene empleando sin variaciones casi desde el inicio del 'caso Noós', que obligó a la institución a tomar distancias ante un escándalo que afectó a la imagen de la Corona. Con alguna excepción, como cuando en 2013, bajo el reinado de Juan Carlos I, expresó su «sorpresa» por la resolución que imputaba a la infanta Cristina.

Casualidad también o no, la sentencia del alto tribunal se hizo pública cuando se cumplían justo tres años desde que, el 11 de junio de 2015, el Rey revocase a su hermana el Ducado de Palma de Mallorca, borrando de un plumazo el honor nobiliario que Juan Carlos I otorgó a su hija con motivo de su boda, en 1997. La decisión de privar del título nobiliario al matrimonio Urdangarin llegaba tras años de presión para que doña Cristina renunciara a sus derechos dinásticos, tanto por ella como por sus descendientes.

Don Felipe vivirá por poco tiempo el eco del fallo, ya que este mismo jueves, acompañado por la reina Letizia pondrá rumbo a Estados Unidos. Un viaje de cinco días por Nueva Orleans, San Antonio y Washington, donde se reunirá con el presidente Donald Trump. Su regreso no está previsto hasta el 19 de junio, por lo que si Urdangarin decide entrar en prisión de manera voluntaria, existe la posibilidad de que el Monarca no esté en España para vivir ese momento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos