El Senado da un primer aval a la intervención de la Generalitat

Sáenz de Santamaría se dirige ayer al pleno del Senado en el debate sobre la aplicación del artículo 155 a la Generalitat. :: Ffernando villar / efe
/
Sáenz de Santamaría se dirige ayer al pleno del Senado en el debate sobre la aplicación del artículo 155 a la Generalitat. :: Ffernando villar / efe

PP y PSOE mantienen su discrepancia sobre las consecuencias de una convocatoria electoral de Puigdemont, pero siguen juntos en el 155

PAULA DE LAS HERAS

Madrid. Las medidas que permitirán la intervención de la autonomía de Cataluña, acordadas el sábado por el Consejo de Ministros al amparo del artículo 155 de la Constitución, serán aprobadas hoy en el Senado sin apenas cambios de calado. Ni una sola de las alegaciones presentadas por Carles Puigdemont en contra de su destitución y la de su Gobierno fueron aceptadas por la mayoría que conforman PP, PSOE y Ciudadanos. Y, tras una larga jornada de discusión, sólo se introdujeron en el texto dos retoques a propuesta de los socialistas.

El principal partido de la oposición pidió ya por la mañana, en el debate en ponencia, tres matizaciones: una para excluir el control de la radiotelevisón pública; otra para subrayar que, además de gradualmente, la aplicación del amplísimo abanico de medidas contemplado en el texto será proporcionada en función de la gravedad de los acontecimientos a los que se pretenda ir dando respuesta, y una tercera para dejar claro que, en caso de que el presidente de la Generalitat convocara elecciones, conforme a la legislación española, antes de que las medidas entren en vigor, se supenderá su aplicación.

El PP se mostró dispuesto a considerar, con algunos peros, la enmienda referida a TV3 y Catalunya Ràdio y es probable que hoy, durante el debate definitivo en pleno -en el que ya participará el propio Mariano Rajoy-, presente una redacción alternativa. También aceptó sin más la referida a la proporcionalidad. Pero en cambio se resistió, en línea con su mensaje de los últimos días, a comprometerse con paralizar el artículo 155 si Puigdemont convoca comicios, una posibilidad que llegó a vislumbrarse durante unas cuantas horas para luego desvanecerse.

El Gobierno quiere mantener hasta el final la unidad de acción con los socialistas. Y estos también

El 'no' de los populares fue, en todo caso somero. El Gobierno quiere mantener hasta el final la unidad de acción con los socialistas. Y los socialistas también. No en vano, Pedro Sánchez comenzó ayer el día con un desayuno en el Foro Económico del Norte de Castilla en el que afirmó que la alianza de los dos grandes partidos en este asunto es una «certeza» que debe dar «tranquilidad» a los ciudadanos. El portavoz del PP en la Cámara Alta, José Manuel Barreiro, insistió durante el debate en comisión en que harían un «esfuerzo» por llegar a un entendimiento también sobre las implicaciones de una llamada a las urnas por parte del aún presidente de la Generalitat.

A las diez de la mañana empezará el debate en pleno para la votación definitiva del texto, pero hasta el último momento pueden introducirse cambios, según acordó la Mesa. Todo apunta aún así a que en líneas generales, unos y otros repetirán el debate oído en comisión. A favor, PP, PSOE y C's. En contra el PNV, ERC, PDeCAT y Podemos.

Los argumentos de Puigdemont, convencido de que la Carta Magna no permite su destitución, tuvieron que ser defendidos por el portavoz del PDeCAT en el Senado, Josep Lluís Cleríes, ante la decisión del PP de no permitir a hablar al delegado de la Generalitat en Madrid, Ferran Mascarrell, designado por residente de la Generalitat como representante.

Fotos

Vídeos