El secesionismo lleva la batalla por la república catalana a la calle

La ANC y Ómnium han convocado a su militancia mañana ante el Parlament para celebrar la declaración de independencia

CRISTIAN REINO BARCELONA.

El fin de semana se presenta muy caliente en lo político y aún más en la calle porque el proceso soberanista ha decidido jugarse buena parte de su futuro en las plazas y avenidas de Cataluña. Las entidades secesionistas llevan días calentando el ambiente y llamando a la ciudadanía a movilizarse, hasta ahora de forma pacífica y con resistencia cívica, primero por los 'Jordis', como el pasado sábado, y mañana lo hará por la república y contra el artículo 155 de la Constitución.

El calendario de agitación independentista vivirá sus momentos álgidos entre mañana y el sábado. A primera hora del viernes, la ANC y Ómnium han convocado a los suyos para que se manifiesten en los alrededores del Parlamento catalán. No podrán hacerlo frente al recinto de la Cámara catalana porque los Mossos d'Esquadra ya han vallado la zona del parque de la Ciudadela, como ya hicieron el pasado 10 de octubre. Pero no se irán muy lejos, estarán en el vecino paseo Lluís Companys y aledaños.

La convocatoria no puede ser más explícita, es para celebrar «la llegada de la República». Aunque el pasado 10 de octubre las plataformas independentistas dijeron lo mismo y reconocieron que se equivocaron al convocar a la gente para que participara de la declaración de independencia porque, al final, la fiesta duró ocho segundos y dio paso a la desolación y el desánimo entre los miles de congregados.

En esta ocasión, aunque no parece que vaya a ser así, podría pasar lo mismo y por ello las entidades soberanistas pretenden que la cita sirva también para presionar a los diputados de Junts pel Sí y la CUP, que mañana por la mañana, si no hay cambio de planes, votarán las propuestas de resolución del pleno de la Cámara catalana y por tanto levantarán la suspensión de la proclamación de independencia.

La ANC y Ómnium ni se plantean una nueva marcha atrás como la de hace 15 días. «El día será trascendental», «esperamos mucha, mucha gente por la llegada de la República», hicieron circular ayer por las redes sociales. Si hay DUI, por tanto, habrá fiesta. Brazos en alto como cuando el Barça gana la Champions. De lo contrario, los cientos o miles de militantes secesionistas que acudan a la concentración regresarán a sus casas como el 10 de octubre, con la cabeza gacha y preguntándose, como entonces, qué ha pasado.

La movilización será, por tanto, más o menos festiva en función del resultado, pero las que seguro que no tendrán ese carácter jovial serán las que se anuncian para el fin de semana. Si el independentismo proclama la república y el Senado activa el 155, «la gente saldrá a la calle en defensa del Gobierno legítimo y el autogobierno», advirtió ayer el portavoz de Esquerra en el Congreso, Joan Tardá, en un cara a cara con Mariano Rajoy durante la sesión de control al Gobierno.

Maidán local

El sueño revolucionario de algunos secesionistas de convertir las plazas catalanas en una especie de Maidán ucraniano en versión local podría hacerse realidad. Protestas de resistencia, se anuncian, en forma de escudos humanos, en las que una parte de la ciudadanía tratará de evitar que se aplique el 155. Las escenas que se vivieron el 1 de octubre en los colegios electorales con sentadas y personas con los brazos en alto se reproducirán en algunas de las instituciones estratégicas del autogobierno, como el Palau de la Generalitat, el Parlamento, las Consejerías, TV-3 y Catalunya Radio. Medios catalanes han alertado estos días del riesgo de «enfrentamiento civil». Palabras mayores, que nadie desea, pero nadie descarta.

Las semana de movilizaciones arrancará hoy con la huelga de estudiantes de secundaria y universitarios, que ayer tuvo un aperitivo con cortes del tráfico en las principales vías catalanas y una marcha hacia la plaza de Sant Jaume.

Además, los llamados comités de defensa de la república (CDR), pequeñas células organizativas a nivel local que se impulsaron para coordinar la movilización en las escuelas del 1-O, se manifestaron ayer en la plaza Sant Jaume para exigir la proclamación de la república mientras el presidente de la Generalitat departía con sus consejeros en una reunión de su gabinete.

Más

Fotos

Vídeos