Sánchez ya no vive con angustia cada proceso electoral

PAULA DE LAS HERAS

Madrid. Los tiempos en los que cualquier proceso electoral, fuera de caracter nacional, autonómico o municipal, se vivían como una prueba de estrés para el liderazgo de Pedro Sánchez quedaron definitivamente enterrados con las primarias de mayo pasado en las que su principal rival interna, Susana Díaz, recibió un contundente rapapolvo de las bases. Decir que el secretario general del PSOE se la juega en Cataluña sería, por esa razón, exagerado. Pero lo que nadie duda en el primer partido de la oposición es que el mapa electoral que resulte de las urnas el 21 de diciembre y, sobre todo, las alianzas que puedan forjarse a continuación tendrán un impacto trascendental en su carrera a la Moncloa.

Los socialistas han apuntalado tradicionalmente sus victorias nacionales en dos grandes territorios, Andalucía y Cataluña, pero el equilibrio no siempre ha sido fácil. En 2008, José Luis Rodríguez Zapatero vio cómo la apuesta por la polémica reforma del Estatut en su primera legislatura le granjeaba el apoyo de votantes que en su día habían apostado por fuerzas como Esquerra o Iniciativa. El PSC alcanzó un récord de 25 diputados. Sin embargo, el resultado global en España estuvo muy lejos de una mayoría absoluta y, desde comunidades como Castilla-La Mancha o Extremadura, lanzaron una clara voz de alarma.

La mayor parte de los barones confían en Miquel Iceta y en su promesa de no hacer presidente a un independentista. Su apoyo a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que derivó en la destitución del Gobierno de la Generalitat y la disolución del Parlament, le ha valido el reconocimiento general de un PSOE acostumbrado a chocar con el PSC, que no hace tanto enarbolaba la bandera del «derecho a decidir». Aun así, la catalana es una sociedad partida en dos y según cómo se plasme el empeño de los socialistas por buscar una tercera vía superadora de bloques, habrá o no problemas con el electorado en otros territorios.

De momento, el anuncio de Iceta de que pedirá el indulto para quienes sean condenados por el 'procès' ya ha levantado ampollas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos