Sánchez promete impulsar en este semestre una ley para despenalizar la eutanasia

Pedro Sánchez preside ayer la reunión del grupo socialista en el Congreso. :: j. lizón / efe/
Pedro Sánchez preside ayer la reunión del grupo socialista en el Congreso. :: j. lizón / efe

El líder de los socialistas desempolva la agenda social enterrada tras su victoria en las primarias por la urgencia de la crisis catalana

P. DE LAS HERAS

Madrid. Pedro Sánchez ha decidido desempolvar la agenda social que prometió poner en marcha el pasado julio, pocas semanas después de su reelección como secretario general del PSOE. Las encuestas indican que el impulso de las primarias se ha diluido. El parón legislativo provocado por la urgencia de la crisis catalana ha pasado factura a su proyecto y los socialistas luchan ahora por volver a marcar distancias con el PP en el plano ideológico. No se trata sólo de una alternativa económica. Entre sus prioridades está, según anunció ayer, el reconocimiento de la eutanasia.

El líder de la oposición aseguró durante una intervención ante los grupos parlamentarios del partido en el Congreso, el Senado y el Parlamento Europeo que a lo largo de los próximos meses se presentará una iniciativa encaminada a ese objetivo. No debería sorprender en exceso porque la despenalización de la eutanasia está también entre los compromisos adquiridos en el 39º Congreso Federal que los socialistas celebraron en junio, y el secretario de Organización del partido, José Luis Ábalos, ya afirmó hace medio año que cumplirían. Sin embargo, no es menos cierto que, en lo que va de legislatura, el PSOE ha frenado dos intentos de Unidos Podemos para regular este asunto.

El primer rechazo se produjo cuando la formación aún estaba dirigida por la gestora de Javier Fernández, pero, ya bajo la batuta de Sánchez, los socialistas se negaron a apoyar una enmienda a la totalidad a otra iniciativa de Ciudadanos con la que la formación morada pretendía abrir camino a la eutanasia y el suicidio asistido. Entonces esgrimieron que el asunto requería una ley propia y que la presentada por el partido de Albert Rivera sobre los cuidados paliativos era «necesaria».

Mayoría absoluta

El PSOE siempre ha ido arrastrando los pies con este asunto, que encuadran en el ámbito de los derechos civiles pero es enormemente delicado. Aunque la presión de sus militantes a favor de su reconocimiento viene de lejos, los dirigentes de la formación habían conseguido eludir una apuesta concreta por la eutanasia hasta el pasado congreso, al que Sánchez se presentó con la promesa de «resituar» al partido en la izquierda. De hecho, en 2008, recondujeron la demanda de las bases hacia una ley de 'muerte digna' que jamás se aprobó. Ahora está por ver si esta vez las palabras se sustancian o no en una norma que, para prosperar, necesitaría la mayoría absoluta de la Cámara.

A principios del verano pasado, Sánchez ya se reunió con su homólogo en Podemos, Pablo Iglesias, con el coordinador general de Izquierda Unida, Alberto Garzón, y con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, para tratar de tejer complicidades que le permitieran visibilizar su proyecto y revertir las políticas más polémicas del PP, y fue Garzón el que trató de amarrar un compromiso con la eutanasia. Aquellos encuentros quedaron en nada a la vuelta de las vacaciones, pero Sánchez aseguró que en este periodo de sesiones -de febrero a junio- los socialistas volverán a la carga con diez iniciativas.

A la de la eutanasia se suman una ley de igualdad laboral y salarial entre hombres y mujeres, que presentará él mismo el 22 de febrero; la derogación del artículo 42.1 de la reforma laboral para garantizar la igualdad en las condiciones laborales de los trabajadores subcontratados (que, en realidad, ya fue presentada en mayo de 2017); una propuesta para la transición energética o la modificación de la ley de la memoria histórica.

El PSOE ya avisó también en julio que estudiaría presentar un recurso de amparo al Tribunal Constitucional para frenar el uso, a su juicio, del derecho de veto del Gobierno frente a las iniciativas que supongan alteración presupuestaria. Sánchez anunció que pasará a la acción y llevará el asunto al tribunal de garantías este jueves.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos