Sánchez: «No es momento de siglas, ni de partidos»

R. C. MADRID.

Pedro Sánchez tiene claro que este momento, con el desafío independentista en su punto álgido, requiere «defender el Estado de Derecho, la democracia y la integridad territorial» de España. Un motivo superior por el que ha decidido aparcar sus «profundas discrepancias» con Mariano Rajoy y cerrar filas con el Gobierno para impedir la consulta con todo el arsenal jurídico. «No es momento ni de siglas, ni de partidos», remarcó ayer el líder del PSOE.

Desde Badajoz, y acompañado por el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, Sánchez volvió a recalcar lo que ya le trasladó al jefe del Ejecutivo durante su encuentro del jueves en la Moncloa: los socialistas van a estar con la ley y, a la vez, buscando el entendimiento.

El secretario general del PSOE dirigió todas sus críticas a los independentistas y aseguró con rotundidad que «antes y después del 1 de octubre, Cataluña seguirá siendo España». Además, criticó con dureza lo ocurrido esta semana en el Parlamento de Cataluña. Para Sánchez, lo acontecido en la Cámara catalana no fue un choque de trenes, «fue un atropello a las instituciones catalanas, a la legalidad y la democracia». Calificó los acuerdos adoptados como «plenamente inconstitucionales» e insistió en que no caben caminos unilaterales e ilegales.

El socialista también hizo hincapié en que hay que tener confianza en el futuro y vinculó gran parte de ese éxito a la creación de la comisión para evaluar y modernizar el modelo territorial de España, dando por hecho que se pondrá en marcha en el Congreso.

Fotos

Vídeos