Sánchez exige ahora a Rajoy que adelante elecciones si no logra aprobar los Presupuestos

El secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, a su llegada ayer al Teatro de la Maestranza de Sevilla donde se celebró el Día de Andalucía. :: JULIO MUÑOZ / EFE/
El secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, a su llegada ayer al Teatro de la Maestranza de Sevilla donde se celebró el Día de Andalucía. :: JULIO MUÑOZ / EFE

El líder del PSOE aumenta la presión después de que el Gobierno haya anunciado que presentará las cuentas sí o sí

PAULA DE LAS HERAS

Madrid. Pedro Sánchez dio ayer un paso más en su intento por liderar la presión al Gobierno en un momento en el que Ciudadanos parece disputarle el papel de alternativa al PP. Como ya hizo el pasado día 17, el secretario general del PSOE reclamó a Mariano Rajoy que lleve de una vez por todas su proyecto de presupuestos a las Cortes y le acusó de tener palizado el país y desatender los problemas de los ciudadadanos, pero esta vez añadió que, si no es capaz de sacar las cuentas adelante, debería convocar elecciones para que otra mayoría parlamentaria se haga cargo de la situación.

El líder de los socialistas lleva semanas, desde las elecciones del 21 de diciembre en Cataluña, repitiendo que esta es una legislatura muerta y que no da más de sí. Sin embargo, hasta ahora, cada vez que se preguntaba si eso debería llevar a un adelanto electoral se salía por la tangente. A pesar de que en su partido hay quien sostiene que convendría ir a las urnas cuanto antes, visto lo rápido que, según las encuestas, se ha diluido el impulso logrado por las primarias, el propio Sánchez se ha mostrado siempre partidario de darse tiempo para construir su proyecto. ¿Qué ha cambiado? En su entorno aseguran que sólo busca dar más «intensidad» al discurso.

El caso es que esta nueva vuelta de tuerca llega cuando el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ya ha dejado claro que, tenga o no amarrado el apoyo de sus anteriores socios presupuestarios (Ciudadanos, PNV, CC y Nueva Canarias) llevará los Presupuestos de 2018 al Parlamento antes de Semana Santa y no violentará el procedimiento tasado en la propia Constitución manteniendo sin más la prórroga de los de 2017, como había dado a entender hasta la fecha.

A ojos de la presidenta de Andalucía, la socialista Susana Díaz, este tipo de decisiones indican que, al menos en apariencia, Rajoy se ha «puesto las pilas». «No sé si es por el miedo que le ha entrado en su espacio de derecha, porque normalmente ni está ni se le espera», ironizó ayer en una breve entrevista en la Ser poco antes de encontrarse con Sánchez en los actos del Día de Andalucía.

Pendientes de Cataluña

En el Ejecutivo admiten que el futuro del proyecto de presupuestos sigue dependiendo de lo que ocurra en Cataluña. Con Ciudadanos ya se negociaron cuestiones relevantes como una rebaja del IRPF de 2.000 millones de euros y del IVA cultural, la ampliación del permiso de paternidad, el cheque guardería y la equiparación de los salarios de policías y guardias civiles con los cuerpos autonómicos (aunque sólo esta semana el ministro del Interior ha llegado a un preacuerdo con sindicatos y asociaciones). Y pese a las advertencias de Rivera, que en los últimos días ha elevado el tono de sus exigencias, en el PP creen que todo es pose y no hay mucho que temer por este lado.

El problema estaría en el PNV. Sólo si se levanta la intervención de la autonomía catalana, vía artículo 155 de la Constitución, los nacionalistas vascos se embarcarán en el principal proyecto del Gobierno. Y para eso es necesario que haya un nuevo inquilino, en plenitud de facultades, en el Palau de la Generalitat. Montoro explicó la semana pasada que confía en que para abril, que es cuando se votarían las enmiendas a la totalidad, el bloqueo de la investidura se haya resuelto ya en el Parlament, pero no hay nada garantizado.

En todo caso, los populares desdeñan la presión del PSOE. Siempre han defendido que la falta de Presupuestos no obligaría a convocar elecciones porque es posible actualizar las partidas más sensibles (ofertas de empleo público, condiciones laborales de los funcionarios, transferencias a las comunidades autónomas) mediante reales decreto. El portavoz del Gobierno, Iñigo Méndez de Vigo, lo volvió a reiterar ayer en una entrevista en Cope. Rajoy está decidido a agotar la legislatura. Lo que sí admiten en la dirección del PP es que, si no se aprueban las cuentas de 2018 y tampoco las de 2019, la situación sería muy complicada. Técnicamente los Presupuestos se pueden prorrogar una y otra vez pero, políticamente, reconocen, no sería sostenible.

El partido del Gobierno es consciente de que, tras unos meses de parálisis provocada por la gravedad de la crisis catalana, la oposición empezará a moverse en el Congreso para sacar adelante iniciativas políticas que pueden complicarle las cosas y evidenciar su minoría. Todas desean dejar su impronta en vísperas de las elecciones autonómicas y municipales de 2019. Pero de momento, no es el PSOE sino Ciudadanos quien lleva la batuta porque desde la Mesa de la Cámara Baja administra qué propuestas salen del 'congelador', como ocurrió este martes con la reforma de la 'ley mordaza' y cuáles no.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos