Sánchez evita avalar a la ex número dos del PSOE como líder del grupo europeo

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez./EFE
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. / EFE

La exvicesecretaria general de los socialistas, Elena Valenciano, se encuentra, junto al alemán Udo Bullman, entre los favoritos para el puesto

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

El PSOE está dispuesto a dejar pasar la oportunidad de que una mujer española presida el grupo socialdemócrata en el Parlamento Europeo. Salvo sorpresa, el próximo mes de marzo Gianni Pittella, actual presidente del S&D, abandonará el cargo para ocupar un escaño en el Senado italiano y, como señalaba este jueves 'Político', diario digital de referencia en Bruselas, la carrera por la sucesión ya ha empezado a bullir. La exvicesecretaria general de los socialistas, Elena Valenciano, se encuentra, junto al alemán Udo Bullman, entre los favoritos para el puesto, pero sólo se postulará si cuenta con el aval de Pedro Sánchez. Y éste, de momento, se resiste a darlo.

La secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, defendió este viernes que aún hay que esperar a saber si Pitella lo deja (los comicios italianos tendrán lugar el 4 de marzo). Pero, además, advirtió de que la dirección del partido da prioridad a «conseguir una posición común» con el resto del socialismo europeo. «Nos interesa no tener ningún desencuentro y hacer piña –alegó–; después vendrá el debate de los nombres».

El PSOE, que se opuso a la candidatura del ministro de Economía, Luis de Guindos, al Banco Central Europeo con el argumento de que hacen falta mujeres en puestos de responsabilidad clave, no parece primar, en este caso, la cuestión de género. El hecho de ser mujer sería una de las bazas de Valenciano frente a Bullmann. Otra sería que los alemanes copan ya muchos puestos en la Eurocámara y que no todos los socialistas europeos están cómodos con la alianza del SPD y los conservadores de Angela Merkel.

La que fuera mano derecha de Alfredo Pérez Rubalcaba durante su mandato como secretario general(2012-2014) tiene una amplia trayectoria en Bruselas, pero también un problema: su relación con Sánchez quedó muy dañada en la batalla orgánica que culminó con las primarias de 2016.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos