Sánchez defiende que «dentro de España hay una nación que se llama País Vasco»

Pedro Sánchez e Iñigo Urkullu, ayer, en la sede del Gobierno vasco. :: blanca castillo/
Pedro Sánchez e Iñigo Urkullu, ayer, en la sede del Gobierno vasco. :: blanca castillo

Coincide con Iñigo Urkullu en abrir un debate «compartido y sereno» sobre el modelo de Estado

KOLDO DOMÍNGUEZ

Vitoria. Segundo viaje de Pedro Sánchez a Vitoria para entrevistarse con el lehendakari Iñigo Urkullu. La anterior fue en julio de 2015, con ambos políticos en idénticos cargos y con la misma «sintonía y fluida comunicación».

En esta nueva etapa al frente del PSOE, Sánchez ha situado como la clave de bóveda de su proyecto la reforma de la Constitución para convertir a España en un estado plurinacional. Un nuevo modelo federal «estable y fuerte» que el secretario general socialista plantea como solución para la desbocada crisis territorial abierta con Cataluña y que «aportará estabilidad a España».

Para llevar adelante ese proyecto necesita de apoyos políticos, y ayer fue a Vitoria a engrasar las relaciones con el PNV y demostrar cara a cara a Urkullu que el PSOE puede ser un buen compañero de viaje del PNV más allá de las fronteras de Euskadi. El ofrecimiento llega, curiosamente, justo en el momento que los nacionalistas viven un aparente idilio con el PP, con quien ha sacado adelante en los últimos meses acuerdos de calado.

Sánchez aprovechó una breve comparecencia antes de la reunión para dejar claro a su anfitrión que su visión sobre el encaje de Euskadi en España se acerca más a la del PNV que la del PP. «Consideramos que dentro de España hay una nación que se llama País Vasco. Y por lo tanto reconocemos esa plurinacionalidad de nuestro país y defendemos una España que sea nación de naciones», afirmó.

La de ayer no fue la primera vez que Sánchez defiende la idea de una España «plurinacional». Ya logró en el último congreso federal que el PSOE asumiera como propia esta definición. Para avanzar en ese modelo federal de nación de naciones, Sánchez apuesta por una inmediata reforma de la Constitución. Y con esa certeza se presentó al lehendakari, al que pidió que el PNV le acompañe «en la demanda justificada» de abrir una subcomisión en el Congreso que aborde el tema. Pero tras dos horas de reunión no logró arrancar el compromiso expreso de los nacionalistas.

En una nota conjunta emitida tras el encuentro, ambas partes sólo certificaron la necesidad de «abordar una reflexión compartida y serena del modelo de Estado que fructifique en una nueva estructura territorial que ahonde en la plurinacionalidad del Estado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos