Rovira tuvo una «función decisoria» en el 'procés'

Llarena justifica la fianza en que la 'número dos' de Esquerra ostenta una «responsabilidad política de mayor nivel»

M. BALÍN

madrid. La secretaria general de Esquerra, Marta Rovira, tiene diez días desde hoy para abonar los 60.000 euros de fianza que le impuso el juez Llarena tras su declaración del pasado lunes. En un auto conocido ayer, el instructor consideró que la número dos de los republicanos «tiene una responsabilidad política del mayor nivel, no solo en el seno del partido soberanista ERC, sino también en el grupo parlamentario de Junts pel Sí, del que fue su portavoz».

El juez asegura que la «importancia política» de Rovira «resulta plenamente coherente con que la investigada tuviera una función decisoria en la concepción y en la ejecución de un proceso soberanista» desarrollado en la pasada legislatura, tal y como se le atribuye en el documento 'Enfocats' intervenido a Josep María Jové, estrecho colaborador de Oriol Junqueras en la consejería de Economía.

Llarena relata que Rovira, según los registros telefónicos, tuvo una «clara capacidad decisoria en la organización y provisión de los centros de votación en los que pretendía celebrarse el referéndum ilegal que había de conducir a la declaración de independencia».

Con todos estos argumentos, el juez justifica la imposición de las medidas cautelares contra Rovira -la fianza y las comparecencias judiciales quincenales- para mitigar el riesgo de reiteración delictiva. No obstante, no aprecia riesgo de fuga ni de ocultación de pruebas.

En el caso de Artur Mas, el juez consideró que no está al mismo nivel que Rovira pese a participar en reuniones estratégicas del 'procés' y descartó imponerle una fianza porque se ha enfrentado a sus responsabilidades judiciales hasta la fecha y está retirado de la vida política.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos