Rivera defiende elecciones en Cataluña para finales de enero

Asegura que el precepto constitucional «fue pensado para aplicarse en un momento como éste, con un Gobierno en rebeldía»

M. A.

MADRID. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, mostró ayer su total apoyo a la decisión del Gobierno de aplicar en Cataluña el artículo 155 de la Carta Magna, porque hacerlo «no es una opción, es una obligación».

El dirigente liberal destacó que era necesario aplicar en este punto la Constitución para restaurar la legalidad y evitar la ruptura de Cataluña. Rivera llevaba semanas defendiendo la necesidad de dar ese paso para «parar el golpe a la democracia», devolver a la autonomía «a la normalidad» y dar seguridad jurídica a la economía catalana tras la fuga de más de un millar de empresas. Para Rivera este mecanismo legal fue pensado para aplicarse en un momento como éste, «con un Gobierno en rebeldía que ha secuestrado el Parlamento».

El líder centrista defendió una elecciones «legales» con el objetivo de «restablecer la democracia» en Cataluña tras la aplicación del precepto constitucional y para que los ciudadanos «puedan decidir en libertad».

Unos comicios que espera se puedan celebrar en apenas tres meses y no en las seis que se ha marcado el presidente del Gobierno. Incluso fue más allá y apuntó al 28 de enero como la cita con las urnas. «Para nosotros el objetivo es una salida democrática, no es estar con una gestora de gobierno sine die», subrayó.

Rivera admitió que si el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se comprometiera ahora a convocar unas elecciones autonómicas «sin boicots» se tendría que replantear la aplicación del artículo 155. Una opción que, por otro lado, «no parece realista» dadas las últimas actuaciones del Ejecutivo catalán. «Yo quiero decirles a los catalanes que no están solos», concluyó.

Fotos

Vídeos