Rivera buscará a PSOE y Podemos para poner a Rajoy contra las cuerdas

Ciudadanos se propone forzar al PP a cumplir el pacto de investidura y presenta hoy su iniciativa para limitar a dos los mandatos del presidente

MARÍA EUGENIA ALONSO MADRID.

Ciudadanos propondrá hoy una reforma legislativa para que ningún presidente del Gobierno pueda estar más de ocho años, o dos mandatos, en el poder. La medida fue pactada a finales del verano de 2015 por el PP y la formación liberal como parte del acuerdo que facilitó su respaldo al entonces candidato a la investidura Mariano Rajoy. En aquel contexto se llegó a un pacto de 150 medidas que compromete a los populares, y que Albert Rivera quiere llevar a buen puerto con la colaboración del PP o sin ella.

Los liberales regresan a la arena parlamentaria dispuestos a marcar la agenda, demostrar su utilidad en materia de regeneración y aumentar la presión para materializar las medidas acordadas aunque el PP no tenga prisa por hacerlo. La limitación de mandatos es parte de las «lentejas», en palabras del coordinador del PP, Fernando Martínez-Maillo, que los populares tuvieron que aceptar para conservar la Moncloa, y es uno de los puntos del pacto que más roces ha generado entre ambos porque la propuesta cuestiona la pretensión del presidente de optar a la reelección.

Los liberales quieren que no se repitan casos como el de Felipe González, que se mantuvo trece años en el poder. Aunque en el ámbito autonómico también recuerdan que el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, prometió estar solo dos legislaturas y ya va por la tercera.

Iglesias ve con buenos ojos restringir los mandatos presidenciales, pero el PSOE se muestra cauto

Rajoy, sin embargo, no parece dispuesto a que sean otros los que determinen cuándo debe retirarse. En el año transcurrido desde la firma del acuerdo -que ha sufrido altibajos-, el jefe del Ejecutivo no ha dado muestras de querer limitar a dos legislaturas su estancia en la Moncloa. Desde mediados de agosto ha confesado en varias ocasiones sentirse aún «en forma». Y el mensaje desde la dirección del PP es claro al respecto: «Hay Rajoy para rato». Así lo volvió a recordar Maillo el pasado viernes en Valencia, durante la reunión interparlamentaria del partido.

A los populares no les convence este tope que ya han introducido algunas comunidades, pero que no es habitual en democracias parlamentarias, sino en presidencialistas. Además, creen que la decisión de cuántas veces optar a la Presidencia del Gobierno debería ser voluntaria, como lo fue para José María Aznar, que resolvió dar un paso atrás sin que ninguna ley se lo exigiera tras ocho años en el Ejecutivo.

Desde el partido conservador llevan tiempo advirtiendo a los de Rivera de que su propuesta es difícil de encajar jurídicamente porque, a su entender, afecta al derecho de sufragio pasivo y entraña una reforma de la Carta Magna. Y, en pleno desafío soberanista, no creen que sea el mejor momento para abrir ese «melón». «Daría alas a los independentistas», advirtió en agosto el portavoz parlamentario, Rafael Hernando, en una entrevista en Europa Press.

Ciudadanos sostiene, en cambio, que bastaría con una modificación de la Ley del Gobierno que no afectaría al derecho a concurrir a unas elecciones, pero sí a los requisitos que debe cumplir un candidato a la investidura. Lo que pretenden es incluir «una nueva causa de inelegibilidad» que se sumaría a las que ya constan en la actual normativa.

Consenso con la izquierda

Sin el PP, el partido liberal debe buscar una mayoría alternativa con PSOE y Podemos, la llamada 'vía de los 188 escaños', que ya dio resultado con la aprobación de la comisión parlamentaria que investiga la presunta financiación ilegal de los populares. En la formación morada ven la iniciativa con buenos ojos, pero apuestan por ampliar la limitación a otros cargos como alcaldes e incluso diputados. En la regeneración democrática encuentran ambos partidos su gran punto en común. «Si nos llaman, estamos dispuestos a estudiarla», se ofreció el pasado jueves Pablo Iglesias. El PSOE no se ha pronunciado por el momento. Le gusta la música -por eso lo recogió en el 'pacto del abrazo', previo a la investidura fallida de Pedro Sánchez en marzo de 2016-, pero tiene dudas sobre la «constitucionalidad» de la medida.

Pese a las reticencias iniciales, en las filas naranjas confían en sacar adelante su propuesta y acortar los mandatos presidenciales. Fuentes de la ejecutiva confirman que una vez registren la iniciativa en el Congreso, se sentarán a hablar con ambos grupos para tratar de acercar posturas y recabar su voto. «Solo Ciudadanos ha conseguido llegar a acuerdos tanto con el Gobierno como con otros partidos de la oposición», presumen.

Lo mismo harán con la supresión de los aforamientos políticos, otra de las medidas de regeneración que el PP envió al congelador y que los liberales esperan se ponga marcha en el próximo periodo de sesiones. Aunque Rivera acordó con el socialista Pedro Sánchez en su último encuentro el impulso de una mesa de trabajo sobre un posible cambio en la Constitución, los dos partidos son conscientes de las dificultades que encontrarán para que haya un consenso suficiente. Sin el PP, que dispone de mayoría absoluta en el Senado, no será posible llevarla a efecto.

Fotos

Vídeos