Rivera advierte al Ejecutivo de que su inacción es una «imprudencia»

M. E. ALONSO MADRID.

Albert Rivera lleva días exigiendo a Mariano Rajoy que aplique el artículo 155 de la Constitución para precipitar unas elecciones autónomicas en Cataluña que frenen el desafío secesionista. Y ayer, a 24 horas «de un golpe a la democracia sin precedentes», el presidente de Ciudadanos insistió «por enésima vez» en su requerimiento y advirtió al Gobierno de que su inacción es «una imprudencia».

Y es que, pese a las muestras de división entre los soberanistas, Rivera no tiene ninguna duda de que Carles Puigdemont declarará hoy la independencia y convertirá a Cataluña «en Kosovo», un territorio «sin leyes, con la gente enfrentada y fuera de la Unión Europea». Por eso el líder centrista instó a Rajoy a actuar antes de que los separatistas muevan ficha y haya que adoptar decisiones más «traumáticas». «No quiero ver una Cataluña con gente sitiando los cuarteles de la Guardia Civil, ni las sedes de los partidos que defendemos la ley», insistió.

Para Ciudadanos es «elemental» que este martes todas las fuerzas y cuerpos de seguridad, incluidos los Mossos, estén «al servicio de la legalidad democrática» para evitar que vuelva a ocurrir como el 1-O. El dirigente liberal alertó de que si la ANC y la CUP toman el control del proceso soberanista, «bloquearán infraestructuras» y eso puede conllevar «inseguridad» para la ciudadanía y las empresas. Ante esta previsión, Rivera volvió a pedir a Puigdemont que si le queda «algo de decencia, y 'seny' vuelva a la democracia» para revertir la situación antes de que las consecuencias se agraven.

Fotos

Vídeos