La reunión de Puigdemont con la CUP reaviva la lista unitaria para el 21-D

El independentismo vuelve a presionar con la candidatura conjunta, que cuenta con el aval del expresidente catalán y de Jordi Sánchez (ANC)

CRISTIAN REINO

barcelona. El debate sobre una lista unitaria que pueda representar a todo el independentismo en las elecciones del 21-D es como el Guadiana: aparece y desaparece casi por arte de magia. Cuando parecía que la candidatura común del secesionismo estaba descartada, pues ya hace días que se agotó el plazo para la presentación de coaliciones conjuntas, la posibilidad de que los independentistas vayan juntos vuelve a estar sobre la mesa.

El secesionismo de base, el que estuvo en el origen de la creación de la ANC, teme que unas elecciones en clave autonómica, en las que las fuerzas soberanistas concurran cada una por su cuenta, puede acabar por enterrar el proceso. Por ello, ayer presionó a las formaciones políticas para que aparquen sus diferencias y se unan en torno a una candidatura. Se llamaría 'lista unitaria 1 de octubre' y podría llevarse a cabo a partir de una agrupación de electores. Dentro de una semana expira el plazo para la presentación de las listas, sean o no de partidos, y la presión puede ir a más. La manifestación que hoy tiene lugar en Barcelona para pedir la libertad de los exconsejeros y de los 'Jordis' puede añadir aún más presión, sobre todo a ERC, que hoy celebra consejo nacional para decidir sobre las listas y que ha sido reacio a la unidad desde el primer día.

De entrada, el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont ya se ha sumado a la lista que propone la sociedad civil secesionista. Jordi Sánchez, presidente de la ANC, también respalda la iniciativa, pero en principio a título individual. La ANC se desmarcó ayer en un primer momento de la propuesta, pero más tarde, y ante el riesgo de que se abriera una crisis en el seno de la entidad, anunció una consulta interna entre sus bases para decidir la estrategia a seguir de cara a las elecciones del 21 de diciembre. «¿Quieres que la ANC promueva una única candidatura del bloque soberanista?» es la pregunta que somete a su militancia.

El PDeCAT echa el resto

La lista unitaria que propone la sociedad civil sería al margen de los partidos, pero con su participación, y sus impulsores quieren que integre a los dirigentes soberanistas que están encarcelados: los exconsejeros y los presidentes de la ANC y Ómnium. Quien más interés tiene por que fructifique es el PDeCAT, que teme un descalabro electoral, que solo podría disimular, presentándose con sus actuales socios en Junts pel Sí. De ahí que, a día de hoy, está lejos que el proyecto de lista unitaria pueda salir adelante, aunque una reunión celebrada ayer en Bruselas entre Puigdemont y los diputados de la CUP Anna Gabriel y Benet Salellas disparó todas las especulaciones. Las formación anticapitalista decide mañana su posición respecto al 21-D. Sobre la mesa, ha puesto cuatro opciones: no concurrir, presentarse solo, dar apoyo a la lista ciudadana (como la que ayer se dio a conocer) o impulsar un frente de izquierdas secesionistas.

Fotos

Vídeos