Retiran las competencias a los responsables de las sedes electorales

R. C. BARCELONA.

Las consejerías de Enseñanza y Asuntos Sociales de la Generalitat retiraron ayer las competencias de los funcionarios responsables de centros públicos que pueden funcionar como puntos de votación en el referéndum del 1 de octubre, entre ellos los directores de colegios e institutos.

La consejera de Enseñanza, Clara Ponsatí, adoptó ayer la resolución después de que los máximos responsables de los centros escolares mostraran cierta intranquilidad, dados los advertimientos de la Fiscalía. Así la dirigente del Govern que preside Carles Puigdemont se erigió como única responsable hasta las 7:00 horas del 2 de octubre, una medida que responde a la «situación excepcional» por el referéndum del 1 de octubre y con la consejería quiere garantizar la «necesaria eficacia, eficiencia y coordinación en la actuación administrativa».

Una iniciativa que también tomó la consejería de Asuntos Sociales, que también retiró las competencias de los funcionarios de los puntos electorales del referéndum del 1 de octubre para quitar toda responsabilidad a estos trabajadores y asumir responsabilidades, explicaron fuentes del Govern de Carles Puigdemont a Europa Press.

Ley de 2010

La resolución se enmarca en el artículo 9 de la Ley 20/2010 de régimen jurídico y de procedimiento de las administraciones públicas catalanas, los órganos administrativos superiores pueden avocar competencias por motivos técnicos, económicos, sociales, jurídicos o territoriales.

Ambos departamentos siguen la estela iniciada por el consejero de Salud de la Generalitat, Antoni Comín, quien este miércoles asumió la presidencia de consorcios y empresas sanitarias con mayoría de la Generalitat para acoger las votaciones y poder dar las cuatro horas de permiso retribuido para votar a sus trabajadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos