La responsable en la Generalitat de la F-1 declara al juez que recibía órdenes de Camps

ALBERTO G. RALLO VALENCIA.

Belén Reyero, enlace del Gobierno valenciano con el antiguo patrón de la Fórmula Uno Bernie Ecclestone, declaró ayer al juez instructor del 'caso Valmor' que ella gestionaba «el día a día» de acuerdo a los criterios que le marcaban sus superiores, en este caso el expresidente de la Generalitat Francisco Camps, investigado en la causa.

Según fuentes jurídicas, Reyero explicó durante su comparecencia algunos correos electrónicos que la señalan como un persona clave en la toma de decisiones, según el último informe de la Guardia Civil incorporado al juzgado de Instrucción número dos de Valencia, que investiga varios asuntos relacionados con la organización de los cinco grandes premios que se disputaron entre 2008 y 2012 y la compra, por parte del Gobierno, de la empresa organizadora Valmor.

Reyero señaló al juez que su jefe para los asuntos de la Fórmula 1 era Camps y que recibía órdenes del jefe del Palau. La investigada había declarado ya en este juzgado, aunque como testigo, en abril de 2016, y en aquella ocasión dijo que no había recibido órdenes directas o indirectas de Camps, aunque sí una llamada de Presidencia para que se firmase urgentemente la prórroga del contrato en julio de 2011, un día antes de la dimisión de aquél.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos