El respaldo de los socialistas al artículo 155 abre una grieta en el PSC

Pedro Sánchez y Miquel Iceta comparecen juntos en Barcelona el pasado 9 de octubre. :: Andreu Dalmau / efe/
Pedro Sánchez y Miquel Iceta comparecen juntos en Barcelona el pasado 9 de octubre. :: Andreu Dalmau / efe

«Discrepancias con el PP va a haber muchas pero ninguna sobre la integridad territorial», defiende Sánchez

MARÍA EUGENIA ALONSO MADRID.

El apoyo del PSOE al Gobierno se mantiene intacto. Lo importante en estos momentos para el primer partido de la oposición es «poner freno» a la insurrección de la Generalitat para desagregar Cataluña del resto del Estado y defender la Constitución que él mismo ayudó a construir en 1978.

Un respaldo que atisba una nueva fractura en el PSC, que cerró filas con Ferraz cuando Pedro Sánchez garantizó su apoyo a la activación del artículo 155 de la Carta Magna, y del que ya se han desmarcado varios miembros relevantes. «No es la solución», aseguró ayer la primera edil de Santa Coloma de Gramanet, Núria Parlon, que poco después dimitía como miembro de la Ejecutiva del PSOE.

La socialista catalana, que disputó a Miquel Iceta la secretaría del partido, firmó un manifiesto, junto a los alcaldes de Granollers, Castellar del Vallés y el de Tarrasa, muy crítico con la actuación del partido ante la activación del 155 frente al desafío soberanista. En él, los cuatro regidores expresaron su «más radical desacuerdo y rechazo» al precepto legal y reclamaron al PSC que «se oponga frontalmente» y no valide el acuerdo del Gobierno.

La catalana Núria Parlon presenta su dimisión como miembro de la ejecutiva federal El líder del PSOE llamó ayer a los exsecretarios generales para explicar su posición

La dimisión de Parlon, ante la que Sánchez se mostró comprensvo «dada la situación actual de máxima tensión en Cataluña», no ha sido la única. El exministro de Industria Juan Majó solicitó anteayer su baja. «No puedo aceptar el papel que está haciendo la dirección del PSOE en Madrid y en Bruselas, ni el silencio del PSC al respecto», argumentó.

El líder del PSC ha tratado en todo momento de evitar la fractura interna urgiendo a Puigdemont a anticipar las elecciones en Cataluña, una salida mucho menos dramática que la del 155. Así se lo pidió personalmente al presidente autonómico, con el que el jueves se reunió discretamente en el Palau de la Generalitat. En un mensaje en su cuenta de Twitter, Iceta defendió que para evitar la intervención de la autonomía aún es posible ir al Senado para ofrecer «un pacto de Estado» por Cataluña. Un pacto que, entre otras cosas, recupere el Estatut recortado por el Constitucional.

Defensa de la Constitución

El apoyo del PSOE al artículo 155 de la Constitución no ha sido sencillo. Se ha ido fraguando a lo largo de múltiples contactos con el Gobierno a cambio de que el PP se abra a la reforma constitucional y se puedan acometer cambios en el modelo territorial. «Discrepancias con el PP va a haber muchas. Pero discrepancias sobre la integridad territorial de España, ninguna», reconoció ayer el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante un acto de partido.

El mismo día en el que el Consejo de Ministros activó por vez primera en la historia el artículo 155, el líder del PSOE se trasladó a Cartagena para participar en el congreso de los socialistas murcianos. Desde allí defendió su respaldo al Gobierno central en la aplicación del precepto para restituir la legalidad constitucional y estatutaria en Cataluña. «El secesionismo es el 'Brexit' de Cataluña», avisó Sánchez, que acusó al Govern de «prolongar» una «agonía» que, a su juicio, supone «inestabilidad», una «fractura en la convivencia» e incluso «pone en riesgo muchos puestos de trabajo».

El dirigente socialista situó la crisis catalana sobre una disyuntiva; de un lado, «dar la espalda a España» y de otro, «respaldar» la Carta Magna. Y ante ésta el PSOE optó por la defensa de la máxima norma del Estado de derecho. «La mejor forma de defender la Constitución es poner freno a cualquier quiebra unilateral», proclamó Sánchez, antes de la comparecencia de Rajoy en La Moncloa en la que anunció a los ciudadanos las medidas aprobadas bajo el amparo del 155.

El secretario general del PSOE se refirió también a Cataluña como «una región singular» que ha disfrutado, durante los últimos cuarenta años, «de un autogobierno sin parangón» y que cuenta con competencias exclusivas en materia cultural, lingüística y educativa. Precisamente eso, añadió, es lo que el secesionismo quiere quebrar «rompiendo con el Estatuto de Autonomía y con la Constitución» que fue votada masivamente por los catalanes. Sin mencionar a Podemos directamente, Sánchez afeó a los formación de Pablo Iglesias que acuse a los socialistas de ser «lo mismo que el PP». «Lo dicen», remarcó, «los que votaron en contra de mi investidura como presidente del Gobierno y dejaron que el PP siguiera en Moncloa».

Sánchez telefoneó ayer a Felipe González, Joaquín Almunia, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba para informarles de las medidas acordadas con el Gobierno y agradecerles su apoyo. También lo hizo con los secretarios generales de todas las federaciones y con los presidentes autonómicos.

Fotos

Vídeos