El CNI lanza una campaña para ampliar su plantilla y busca espías

El CNI lanza una campaña para ampliar su plantilla y busca espías
Archivo

Los servicios secretos buscan nuevos espías, abogados, escoltas, traductores o enfermeros a través de formularios 'on line'

MELCHOR SÁIZ-PARDO MADRID.

Se acabó la imagen romántica de los espías. Nada de fichar informadores en sórdidos bares de madrugada. Ahora en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) todo está estandarizado y burocratizado. 'La Casa' ha lanzando una campaña para renovar (y ampliar su plantilla), pero no es secreta. Se trata de un plan de captación público, con luz y taquígrafos (al menos en las condiciones requeridas). Los servicios secretos, que ya hace años que abrieron canales para recibir información u ofrecimientos de colaboración a través de internet, ahora ya ofrecen en su web la posibilidad de presentarse a un puesto de trabajo según la cualificación de cada cual. No es una oposición, apuntan desde fuentes cercanas al proceso de selección. El CNI, que no revela cuánta gente ni cuántos puestos están disponibles ni el sueldo de cada categoría, se reserva el derecho de elegir a los aspirantes que más les convenzan.

Por primera vez, se especifican los títulos requeridos. Desde licenciado o doctor, a graduado escolar, pasando por titulado universitario de grado medio o bachiller. Y, por primera vez, el CNI revela que para los espías de campo, los clásicos, solo se requiere el bachillerato. Se trata del puesto, dentro de funciones «operativas», de «técnico operativo», más atractivo para los que buscan acción. 'La Casa' lo define así: «El cometido es la adquisición de información mediante actividades operativas que requieren medios, procedimientos o técnicas especiales». Se precisa de una buena forma física, capacidad de concentración y disponibilidad geográfica y horaria, además de que el aspirante tenga, al menos, permiso para conducir motos.

'La Casa' no revela cuánta gente necesita, ni el número de puestos ni el sueldo de cada categoría

«Integridad del Estado»

Otros puestos de acción están dentro de la categoría profesional más alta en la institución, la de Inteligencia, en la que el CNI incluye a los empleados «cuya misión principal es obtener, evaluar e interpretar la información necesaria para proteger y promover los intereses políticos, económicos, industriales, comerciales y estratégicos de España», además de «prevenir y detectar las amenazas contra el ordenamiento constitucional, los derechos y libertades de los ciudadanos españoles, la soberanía e integridad del Estado, la estabilidad de sus instituciones, los intereses económicos nacionales y el bienestar de la población».

Edificio del CNI español.
Edificio del CNI español.

Entre estas posiciones laborales está la de «técnico en relaciones con fuentes humanas» para el que se requiere título universitario y «dominar», al menos, un idioma extranjero, además de tener conocimientos informáticos. De la oferta del CNI se intuye que se trata de una suerte de coordinador de espías y confidentes, dado que se trata de un puesto de trabajo que tiene como función «principal» la de «promover y mantener relaciones de cooperación y colaboración con organismos nacionales o internacionales y con asociaciones o individuos de interés».

Pero más allá del espionaje puro y duro, el Centro Nacional de Inteligencia busca otros perfiles menos románticos como «oficiales de inteligencia», que a priori parece un puesto de alta responsabilidad de coordinación, pero no de campo. También el CNI tiene mucha demanda de técnicos y especialistas en «tecnologías de la información y telecomunicaciones» para lo que requiere diplomados universitarios o grados medios.

Otro de los campos donde los servicios de espionaje quieren fichar gente es en el de seguridad, sobre todo «protección de personas» y «protección de instalaciones». Se requiere el graduado escolar o similar y los cursos de escoltas. El cometido es proteger a autoridades y otras personas o edificios ligados al CNI.

También hay ofertas en los servicios de espionaje para cuestiones totalmente ajenas al espionaje. El CNI busca personal para cuestiones burocráticas o de funcionamiento diario de la institución como abogados, médicos, enfermeros, especialistas en recursos humanos, traductores, interpretes, auxiliares administrativos o personal de mantenimiento.

Las condiciones para optar a entrar en 'La Casa', más allá de la cualificación académica para cada puesto, es ser español, mayor de edad, no estar inhabilitado para el ejercicio de funciones públicas o derechos civiles por sentencia y pasar un examen de seguridad, que incluye la comprobación de todos los antecedentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos