El reloj de la legislatura no corre, según los letrados de la Cámara

C. REINO

barcelona. Los letrados de la Cámara catalana llevan una semana deshojando la margarita del calendario de la investidura del presidente de la Generalitat y siguen sin entregar su informe. Los juristas del Parlamento autonómico creen que el reloj está parado y por tanto los dos meses previstos por la ley, para desencallar la elección del jefe del Ejecutivo catalán antes de que la legislatura muera, aún no se han puesto en marcha.

Pero el informe está causando estragos entre los letrados. El dictamen ha dividido al cuerpo de juristas del hemiciclo, entre los que consideran que además de afirmar que los plazos de la investidura no están corriendo, tras el aplazamiento del pleno anunciado la semana pasada por Roger Torrent, deben incluir recomendaciones al presidente de la Cámara catalana para aclarar que el hecho de que el reloj esté parado no implica que el bloqueo de la legislatura se pueda alargar sine die. La tensión podría llevar al letrado mayor de la Cámara a no firmar el documento final.

En el seno del debate de los juristas se plantea incluir tres fórmulas para salir del limbo actual. Pero teniendo en cuenta que Junts per Catalunya, ERC y la CUP están inmersas en una negociación podía interpretarse como una forma de condicionar las conversaciones. Entre las recomendaciones que hay sobre la mesa está que Torrent valore iniciar una nueva ronda de contactos y proponga otro candidato, lo que caería como una bomba en Junts per Catalunya. Otra vía que se plantearía sería esperar a que el Tribunal Constitucional resuelva la admisión del recurso y confirme o no las medidas que afectan a Carles Puigdemont.

Y también que el presidente del Parlamento comunique al pleno que no hay un candidato en condiciones, lo que serviría como acto de inicio de los dos meses, tomando como precedente lo ocurrido en 2003 en la Asamblea de Madrid tras el 'tamayazo'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos