El rector confirma que no hay ni rastro del trabajo fin de máster de Cifuentes

Javier Ramos comparece ayer ante los medios en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. :: JAVIER LIZÓN / EFE/
Javier Ramos comparece ayer ante los medios en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. :: JAVIER LIZÓN / EFE

Desarma la versión de la presidenta y asegura que es «rotundamente falso» que solicitara una reconstrucción del acta, que tampoco aparece

MARÍA EUGENIA ALONSO MADRID.

Dos semanas después de sentarse frente a los medios de comunicación para avalar la tesis de Cristina Cifuentes, el rector de la Universidad Rey Juan Carlos dio ayer marcha atrás y desarmó la versión de la presidenta madrileña sobre la obtención de su máster en Derecho Autonómico. Rodeado de su equipo de gobierno, Javier Ramos reconoció que, tras levantar las alfombras del centro, no ha encontrado el controvertido trabajo fin de máster de la líder del PP en la Comunidad de Madrid. Tampoco la memoria ni el acta de su defensa. «No consta en el servicio de posgrado», aseveró, pese a que según el reglamento interno es «obligatorio» que permanezca archivado.

Las afirmaciones del rector complican aún más el futuro de Cifuentes, contra la que el PSOE ha presentado una moción de censura que cuenta con el beneplácito de Podemos y para la que es necesaria la connivencia de Ciudadanos. La presidenta regional ha empeñado su palabra ante los grupos de la oposición de que defendió presencialmente el trabajo final la tarde del 2 de julio de 2012 en el campus que la universidad pública tiene en Vicálvaro y ahora queda en entredicho.

LAS CLAVES

uSin documentos
La universidad certifica que no hay ni TFM, ni memoria del supuesto ensayo académico ni acta del tribunal.
uManipulación
El rector niega que él o algún miembro de su equipo hayan interferido o modificado documentación.
uFirmas falsas
Dos de las tres profesoras que conformaron el supuesto tribunal aseguran que les falsificaron la firma.
uIndicios de delito
El caso está ya en manos de la Fiscalía para que investigue si hay presunto delito en lo referente a las notas.
uQuerella
Se reserva el derecho de emprender acciones judiciales contra quien «ensucie» su nombre.

Ramos compareció -sin admitir preguntas- para relatar las actuaciones que ha llevado a cabo la universidad desde que estalló el escándalo el pasado 21 de marzo y para confirmar que ha puesto los hechos en conocimiento de la Fiscalía al apreciar «indicios suficientes» de la comisión de un delito de falsedad en documento público.

«Podré haber pecado en confiar en exceso en personas pero nunca he actuado de forma ilegal»

La exposición del máximo responsable de la Rey Juan Carlos abre ahora una grieta con las versiones de los profesores que en un primer momento respaldaron a Cifuentes. Ayer mismo, el supuesto director del máster cuando la popular lo cursó, Enrique Álvarez Conde, apuntó que fue Ramos el que le presionó para crear un acta que diera coartada a la presidenta. El rector, que no renunció al cargo pese a que el CSIF pidió su «dimisión inmediata», se desmarcó de cualquier tipo de manipulación, calificó de «rotundamente falso» haber solicitado la reconstrucción de dicho documento y amenazó con querellarse con quien «ensucie» su nombre.

Según explicó Ramos, el día que se publicó que se habían falsificado las notas de dos asignaturas en el expediente de Cifuentes se reunió con la funcionaria que las había modificado y con los catedráticos de las dos materias afectadas, el propio Álvarez Conde y Pablo Chico de la Cámara, que le aseguraron que la entonces delegada del Gobierno en Madrid «había superado las asignaturas y que ellos habían solicitado la modificación de las calificaciones». También habló por telefóno con la profesora que supuestamente ejerció como secretaria en el tribunal, que le aseguró que la defensa había tenido lugar y que así se lo habían «ratificado» las otras dos docentes. Ramos contradijo así la versión dada el propio 21 de marzo cuando aseguró que había hablado «personalmente» con las tres miembros del tribunal.

Un acta «inconsistente»

Según su relato de los hechos, esa misma tarde, tras requerir la documentación que los dos catedráticos habían asegurado que existía, comenzó a dudar de la información que le habían facilitado, pero fue al recibir el «inconsistente» acta del trabajo fin de máster de Cifuentes cuando el rector decidió abrir una investigación interna. «En todo momento he intentado esclarecer la verdad, podré haberme equivocado en decisiones puntuales o haber pecado en confiar en exceso en personas. Pero nunca he actuado de forma ilegal», sentenció.

El 'caso máster' dio este jueves un giro radical cuando una de las tres integrantes del tribunal que presuntamente examinó a la presidenta de la Comunidad de Madrid aseguró no reconocer el acta y que su firma había sido falsificada. Se trata de Alicia López de los Mozos, la supuesta presidenta del tribunal de Cifuentes, que admitió ante la instructora de la investigación que no guarda «relación alguna» con el máster supuestamente cursado por ésta. Ayer, otra profesora, Clara Souto, admitió que su firma tampoco era real, según la cadena Ser.

Con todos estos elementos sobre la mesa, la universidad decidió poner el asunto en manos del Ministerio Público, que a su vez abrió diligencias para investigar la denuncia de varias asociaciones de estudiantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos