Rajoy propone a los líderes europeos una cumbre de jefes de inteligencia

Macron, Merkel y Rajoy siguen la intervención ayer del presidente de Chad en París. :: l. marin / afp/
Macron, Merkel y Rajoy siguen la intervención ayer del presidente de Chad en París. :: l. marin / afp

Reclama en París a los gobernantes de Francia, Alemania e Italia un refuerzo en la cooperación antiterrorista

RAMÓN GORRIARÁN MADRID.

Mariano Rajoy propuso al presidente francés, a la canciller alemana y al primer ministro italiano la celebración de una cumbre de los jefes de los servicios de inteligencia y de la lucha antiterrorista de aquellos países europeos «que estamos en una situación similar» frente a los ataques yihadistas para estrechar la cooperación. Una idea que el presidente del Gobierno ya había planteado a Enmanuel Macron el pasado 16 de junio en su primer encuentro en la capital francesa, pero que tras los atentados en Barcelona y Cambrils ha cobrado más urgencia en la agenda de Rajoy.

El jefe del Ejecutivo mantuvo ayer dos encuentros en París con Macron, Angela Merkel y Paolo Gentiloni con la cooperación antiterrorista sobre la mesa. Mantuvieron una primera reunión seguida de una cena de trabajo en el Elíseo, y en ambas Rajoy defendió la celebración de la cumbre de los responsables de los servicios de inteligencia y de los jefes de las unidades policiales especializadas en lucha antiterrorista europeos. La idea es, según expuso Rajoy, mejorar los mecanismos de intercambio de información sobre las células yihadistas y los movimientos internacionales de sus miembros. Las fuerzas de seguridad española tienen muy frescos los movimientos del imán de la célula de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, por Bélgica que pasaron inadvertidos para los jefes policiales en España.

El presidente del Gobierno considera que esa cumbre de los directores de inteligencia y de las unidades operativas de los países de la Unión Europea puede ser un nuevo y eficaz instrumento para reforzar la cooperación entre los cuerpos de seguridad, una colaboración que, a su juicio, ha dado resultados pero que puede mejorar.

Rajoy también planteó la conveniencia de afrontar «de manera decidida» el combate a la financiación del terrorismo, así como encontrar fórmulas de frenar la radicalización a través de internet o por otros medios. En el caso de la célula de Ripoll la fórmula de radicalización no tuvo nada que ver con la utilización de la red porque el imán optó por los encuentros personales fuera de la mezquita con los jóvenes islamistas, pero en otras operaciones policiales la vigilancia de las redes sociales ha demostrado ser un elemento vital para la desarticulación de grupos radicales o la captura de lobos solitarios.

Carta de víctimas

El presidente puso asimismo encima de la mesa que en la próxima reunión del G-6, que agrupa a los ministros de Interior de España, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y Polonia, también se aborde la búsqueda de mecanismos para profundizar la cooperación contra el terrorismo. Insistió además en una vieja reclamación de España como es la creación de una carta europea que reconozca los derechos de las víctimas de los atentados. «Creo -apuntó el jefe del Ejecutivo- que la elaboración de un estatuto internacional de las víctimas del terrorismo emite un mensaje de fuerte compromiso con los principios de memoria, de dignidad y de justicia».

La batalla contra el terrorismo yihadista «la debemos dar entre todos, todos juntos y en todos los países del mundo» porque se trata de «una amenaza global» que no distingue entre países, reclamó el presidente del Gobierno tras participar en otro encuentro también París con los mismos interlocutores, y con la alta representante para la Política Exterior de la UE, y los presidentes de Níger, Chad y Libia centrado en la inmigración, pero en el que la lucha contra el terrorismo también estuvo presente.

Más

Fotos

Vídeos