Puigdemont también recurre a la colecta por internet para financiar su defensa

Tras el éxito de Ponsatí, el expresidente y los tres exconsejeros de Bruselas se apuntan al 'crowfunding'

R. GORRIARÁN

madrid. En vista del éxito de la exconsejera Clara Ponsatí en Escocia, Carles Puigdemont se ha sumado a la colecta de fondos en internet para pagar las facturas de su equipo de abogados y los gastos de seguridad y logística. La ANC animó a los ciudadanos a que colaboren porque «defender la república es defender a los presos políticos».

El expresidente de la Generalitat y los exconsejeros Antonio Comín, Meritexel Serret y Lluís Puig han abierto una web para recibir las aportaciones de los simpatizantes con la causa independentista. El equipo de Puigdemont ha pedido desde la cuenta de Twitter del exgobernante, preso en Alemania, ayuda para financiar «las necesidades» jurídicas, de seguridad y la logística de los huidos «ante la represión ejercida por el Estado español».

En la web, que recuerda que cumple los requisitos de la ley de protección de datos, aparece un formulario para que el donante escriba sus datos y la cantidad que aporta, así como una casilla para recibir información sobre los gastos que se han cubierto con su dinero. La página, sin embargo, no tiene contador de los fondos aportados, aplicación que sí tiene la de Ponsatí, que hasta mediodía de ayer llevaba recaudados 245.000 euros.

Es la primera vez que Puigdemont recurre a la solidaridad de sus seguidores. Se daba por supuesto que sus actividades eran sufragadas, sobre todo, por su amigo Josep María Matamala, empresario y fiel acompañante del expresidente desde que se fugó el 29 de octubre y firmante del contrato de alquiler por 4.400 euros al mes de la residencia de Waterloo. Esa es la única suma que ha trascendido de los costes de la huida. Se desconoce a cuánto ascienden las facturas de su abogado Jaume Alonso-Cuevillas, y sus equipos jurídicos en Bruselas y en Alemania, que estará encabezado por Wolfgang Schomburg, un penalista, exjuez del Supremo alemán y con experiencia en tribunales internacionales. La seguridad corre por cuenta de agentes de los Mossos en sus días libres a los que, en teoría, solo pagaría su manutención.

Desde el entorno de Puigdemont aseguran que hasta ahora nunca han recurrido a las cajas de solidaridad de la ANC o de Ómnium, de las que salió el dinero para pagar las fianzas de los exconsejeros, ni de la Asociación Catalana por los Derechos Civiles, volcada en las familias de exaltos cargos en prisión o huidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos