Puigdemont pide por carta a Ana Pastor ir al Congreso a explicar su plan secesionista

Puigdemont, el pasado noviembre, a las puertas del Congreso. :: m. b.
Puigdemont, el pasado noviembre, a las puertas del Congreso. :: m. b.

El presidente de la Generalitat cree que es necesario mantener un debate de esta «trascendencia» en el Parlamento español

CRISTIAN REINO BARCELONA.

Una semana después de anunciar la fecha y la pregunta del referéndum, el presidente de la Generalitat insiste en que quiere acudir al Congreso de los Diputados para debatir sobre el proceso soberanista catalán. Quiere explicarse en Madrid, pero considera que no tiene que ir a pedir permiso porque el referéndum es inamovible.

Carles Puigdemont envió ayer una carta a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, en la que pide intervenir en el Parlamento español. El gobernante nacionalista señala que «queda a su disposición» para que ese «debate pueda celebrarse lo antes posible». El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya propuso a Puigdemont que acudiera al Congreso y que su propuesta de referéndum unilateral fuera debatida y votada, como ocurrió en 2005 con el plan Ibarretxe.

Pero esta es precisamente la fórmula que el nacionalismo catalán no quiere que se repita porque se niega a cosechar una nueva derrota por goleada como la que se llevó el exlehendakari. «No parece razonable volver a formular propuestas destinadas» al fracaso, según apunta Puigdemont en la misiva. De ahí que le sugiere un debate sin votación para que todos los diputados del Congreso puedan «escuchar las razones por las que hemos llegado hasta aquí y por las que mi Gobierno solicitó dialogar sobre la propuesta de referéndum». «Un debate de esta trascendencia es necesario», afirma en la carta. Debatir sí, pero pase lo que pase en el Congreso, la hoja de ruta no cambia. El independentismo ha puesto la directa.

Tercer intento

Se trata del tercer intento por parte del presidente de la Generalitat de acudir a Madrid a presentar su propuesta secesionista, tras intentarlo con Rajoy y el Senado. Puigdemont se reunió el pasado enero con el jefe del Ejecutivo en la Moncloa. La cita se celebró en secreto y no se conoció su existencia hasta meses después. Por lo que trascendió, según la parte catalana, el encuentro no dio ningún resultado.

Aun así, el presidente catalán insistió en volver a reunirse. Rajoy, en cualquier caso, ha dejado claro que «no quiere ni puede» negociar la consulta soberanista, aunque insiste en que mantiene la puerta abierta al diálogo, siempre y cuando sea dentro de la ley. Tras el último portazo de Rajoy a negociar el referéndum, Puigdemont pasó al plan B, que no es otro que celebrar la consulta de manera unilateral, diga lo que diga Madrid.

El anuncio de la fecha y la pregunta fue la escenificación de que se activaba esa vía por las bravas. Desde la Generalitat aseguraron que el 1-O no tiene vuelta atrás, si bien reiteraron que mantienen su disposición a negociar con el Gobierno hasta el último minuto de la prórroga. La oferta para acudir al Congreso tiene que ver con este objetivo. Y también con la campaña de imagen del Gobierno catalán de cara al exterior. Que nadie pueda acusarle de no haber agotado todas las vías para buscar una salida negociada.

La carta de Puigdemont a Pastor llega en un momento en que el proceso soberanista está lleno de incógnitas. Los independentistas afirman día sí y día también que la consulta se celebrará, pero desde el Gobierno central también están convencidos de que no habrá votación porque la administración central lo impedirá. La Moncloa insiste en que no permitirá la votación y advierte con medidas, que pasan desde requisar las urnas a la toma del control de los colegios por parte los Mossos, amén de las acciones judiciales contra los impulsores del referéndum.

El secesionismo replica que está dispuesto a todo y que no habrá vuelta atrás. Puigdemont tiene previsto firmar el decreto de convocatoria en septiembre. Sin embargo, la bolsa de voluntarios anunciada para la votación ha sembrado de dudas sobre un proceso que corre el riesgo de ser una réplica del 9-N.

Más

Fotos

Vídeos