Puigdemont ve en las elecciones una segunda vuelta del 1-O

Momento de la intervención de Puigdemont. :: r. townsend / efe/
Momento de la intervención de Puigdemont. :: r. townsend / efe

C. REINO

barcelona. Junts per Catalunya, la candidatura que encabeza Carles Puigdemont y en la que está integrado el PDeCAT, buscó ayer todo el simbolismo para lanzar el mensaje con el que arrancará la campaña electoral que empieza mañana. En la localidad de Sant Julià de Ramis, donde Puigdemont no pudo votar (fue al pueblo más cercano) en el supuesto referéndum por la intervención policial, el expresidente de la Generalitat apeló al «espíritu del 1-O» para vencer al «autoritarismo del Estado español» y convertir las elecciones del próximo 21 de diciembre en la «segunda vuelta» de la consulta celebrada el pasado 1 de octubre. «Los problemas se deben resolver en las urnas, no en los tribunales ni desde el Consejo de Ministros», afirmó el líder nacionalista desde Bruselas en el mitin que Junts per Catalunya organizó en el municipio gerundense y en el que intervino a través de videoconferencia, el formato que empleará para participar en la campaña electoral, pues no tiene intención de regresar de Bruselas.

La candidatura de Junts per Catalunya, que espera que a partir de hoy empiecen a cambiar las tendencias de las encuestas que le son hasta la fecha muy negativas, ha lanzado ya dos mensajes sobre los que quiere que gire la campaña. El primero, plantear los comicios como un plebiscito entre Rajoy y Puigdemont, para tratar de agrupar todo el voto secesionista, que a día de hoy apuesta de manera mayoritaria por Esquerra. El segundo, enarbolar la bandera del 1-O. Una segunda vuelta de la votación ilegal y unilateral, que enlaza con la idea que Mas ya puso sobre la mesa en los comicios del 27-S de 2015 de presentar unas elecciones autonómicas como un todo o nada entre los independentistas y los constitucionalistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos