Puigdemont dice que no acataría la suspensión de su cargo

CRISTIAN REINO BARCELONA.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, advirtió ayer a los poderes del Estado de que de ninguna de las maneras aceptará una suspensión de su cargo, como podría ocurrirle si decide ir hasta el final con el referéndum y desoye las resoluciones y los requerimientos del Tribunal Constitucional. «Sería un acto político, no podría aceptarlo», dijo a través del diario italiano 'La Reppublica'.

El presidente catalán, que en los últimos tiempos ha elevado el tono de su discurso y tras afirmar el sábado que el independentismo «dará más miedo» en los próximos meses al resto de España, cree que el Gobierno central «no podrá parar» el 1-O. «No intervendrán ni la Guardia Civil ni los Mossos d'Esquadra catalanes. Honestamente, creo que la democracia española no consentirá la intervención de la policía contra las urnas. No me lo puedo imaginar», aseguró. Eso sí, a su juicio, si el Ejecutivo central intentase impedir la consulta «entraría en un jardín del que sería difícil salir».

Puigdemont salió además al paso del borrador de la ley de transitoriedad publicado por 'El País'. En tono sarcástico, manifestó que España es «un país difícil de entender» porque, «te vas a dormir nazi y te despiertas bolivariano». Las ironías hacían referencia a las acusaciones que recibe el independentismo de estar perpetrando un golpe de Estado y la alusión al bolivarismo era porque en la ley de la desconexión, en el borrador que ha trascendido, la Generalitat activaría una proceso de participación ciudadana, de modelo bolivariano, según el citado diario, con el objetivo de redactar y aprobar la Constitución de la república catalana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos