Puigdemont desafía con el inicio de la campaña

La consulta soberanista está llena de incógnitas, pues la ciudadanía aún no sabe ni dónde podrá votar, ni ha recibido las tarjetas censales

CRISTIAN REINO BARCELONA.

A pesar de las advertencias del Constitucional y las querellas de la Fiscalía, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras continúan con los preparativos del referéndum y hoy en Tarragona darán el pistoletazo de salida a la campaña electoral del 1-O, con un mitin conjunto, entre el PDeCAT, ERC y las entidades soberanistas. La CUP también podría sumarse, aunque al cierre de esta edición no estaba confirmada su participación.

La puesta en marcha de la campaña electoral podría suponer el primer acto de desobediencia pública del presidente de la Generalitat y del vicepresidente, después de que el martes el TSJC notificara a los miembros del Gobierno catalán la decisión del Constitucional de paralizar la ley del referéndum y el decreto de convocatoria, lo que les obliga a suspender cualquier acto relacionado con la consulta.

Puigdemont recibió además de manos de funcionarios del alto tribunal catalán la notificación de que la querella presentada por la Fiscalía por desobediencia, prevaricación y malversación ha sido admitida a trámite y que se le abre una investigación, igual que a todos los demás miembros del Ejecutivo autonómico.

Digan lo que digan los tribunales, «seguiremos con la campaña porque los partidos políticos nos debemos a nuestros ideales y a la razón de por qué creemos que se tiene que defender un modelo de sociedad y de país», señalaron desde la antigua Convergència.

Junts pel Sí y la CUP solicitaron ayer además a la mesa de la Cámara catalana suspender la actividad parlamentaria hasta después del 1-O, como ocurre en todos los procesos electorales, y tratar así de darle empaque a la consulta, que tendrá de todo menos una campaña al uso, pues hasta ahora su inicio casi había pasado inadvertido. Los dos principales partidos secesionistas han previsto tres mítines conjuntos como eventos centrales: en Tarragona, Sabadell y el cierre, en Barcelona. El PDeCAT ha programado 636 actos hasta el 29 de septiembre, que girarán en torno a dos ejes: explicar las razones del sí, y las razones de por qué, a su entender, un referéndum es legítimo. Los republicanos, mientras, tienen previsto realizar unos 500 actos bajo el lema «Construir una nueva república».

Aun así, el referéndum es a día de hoy toda una incógnita, ya que la gente desconoce los detalles de la votación. No se han asignado los miembros de las mesas, ni a qué colegio tiene que ir cada persona, ni se han enviado las tarjetas censales. El censo, de hecho, no se ha publicado y la ciudadanía no ha podido acudir a comprobar si figura en el mismo.

Fotos

Vídeos