Puigdemont, mientras, continúa en Finlandia su periplo europeo

R. C.

madrid. El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont continúa con su campaña internacional en busca de respaldo al proceso secesionista. Tras su paso por Suiza, donde coincidió con la exdiputada de la CUP, Anna Gabriel, el exmandatario recaló ayer en Finlandia invitado por un grupo de diputados simpatizantes con el movimiento indepedentista catalán.

La estancia en el país nórdico, de apenas 48 horas, comenzó con una visita al Parlamento finlandés desde donde advirtió que «sería un gran, gran error» enviar al candidato a la Presidencia de la Generalitat, Jordi Turull, a la cárcel. Puigdemont señaló que un eventual encarcelamiento de su exconsejero sería «otro gran error» y crearía «una situación surrealista» porque, en su opinión, no respetaría el deseo de los votantes catalanes y del Parlamento elegido el 21 de diciembre.

No obstante, el líder de Junts per Catalunya admitió que es una posibilidad y aseguró que «en este momento nada puede sorprenderme de las autoridades españolas porque no respetan el Estado de Derecho ni la democracia».

Puigdemont criticó además la decisión del Tribunal Supremo de mantener en prisión preventiva al exconsejero Joaquim Forn y al expresidente de la Asamblea Nacional Catalana, Jordi Sànchez. Para el gobernante, el auto judicial contiene «argumentos políticos, no judiciales» para mantener a ambos en la cárcel. Un argumento que refuerza sus tesis de que son presos políticos.

Antes de abandonar Finlandia y regresar a Bélgica, país al que se fugó junto a cinco de sus consejeros a finales de octubre, Puigdemont impartirá mañana una conferencia en la Universidad de Helsinki. Después, almorzará en el Finish Club, y a continuación se encontrará con miembros del 'think thank' Nueva Sociedad de Política Internacional de Finlandia, dirigido por el exministro de Exteriores finlandés Pär Stenbäck.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos