Un pueblo de Tarragona quiere dejar Cataluña y unirse a Aragón

C. REINO

barcelona. El derecho a decidir se le puede volver en contra al soberanismo en el municipio tarraconense de Batea, de 2.000 habitantes y en el límite con Aragón en el sur de Cataluña. El alcalde de la localidad, de una formación independiente que fue en coalición con el PSC, ha iniciado los trámites con la Delegación del Gobierno para saber qué tendría que hacer el consistorio para marcharse de Cataluña y formar parte de la comunidad autónoma de Aragón.

El alcalde, Joaquim Paladella, que se definió 100% catalán, sostuvo que el argumento es el mismo que esgrime el independentismo para separarse del resto de España: se siente discriminado por la Generalitat de manera «insostenible». En una especie de memorial de los agravios, como los que suele poner sobre la mesa el Gobierno catalán, el edil afirmó que el Ejecutivo catalán no ha cumplido su compromiso de construir una residencia de ancianos en el municipio y quiere imponer la construcción de nuevos parques eólicos sin el consenso del territorio.

Como Puigdemont y Junqueras apela al derecho a decidir para abandonar Cataluña, como población limítrofe, y pasar a formar parte de Aragón, con la que comparte, por ejemplo, la cultura de la jota, muy arraigada en el sur de Tarragona. «Lo que es evidente es que si uno puede tener el derecho a decidir de un lado, nosotros podemos tener el derecho a decidir por el otro», replicó a los soberanistas.

El alcalde apuntó, en cualquier caso, que desconoce si una localidad puede cambiar de autonomía y dijo que hasta que la Delegación del Gobierno no le detalle qué posibilidades legales hay, no convocará la consulta entre la ciudadanía. La Generalitat se comprometió a reunirse con el alcalde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos