El PSOE relega a Podemos al lugar tradicional de IU

Los socialistas creen que Iglesias ha asumido que no puede «devorarles» y reconocen «casi imposible» una moción de censura a Rajoy

R. C. MADRID.

El PSOE desplazó ayer a Podemos al espacio político que tradicionalmente ha ocupado IU. En la batalla por el liderazgo de la izquierda, el portavoz de los socialistas ha decidido relegar a la formación de Pablo Iglesias a un segundo plano. «La realidad a veces se impone, y quizás su objetivo era devorar al PSOE, pero a lo mejor son conscientes de que ese objetivo no es posible y eso les lleva al entendimiento con los socialistas», interpretó Óscar Puente.

«Uno puede querer muchas cosas, pero en la vida tiene que hacer lo que es posible», advirtió este lunes en una entrevista a Europa Press. En realidad, la relación entre ambas formaciones está aún por definirse y será en el nuevo curso político cuando se comprueben los frutos de su intercambio.

El pacto de gobierno sellado por el PSOE y Podemos en Castilla-La Mancha ha reavivado el debate sobre la posibilidad de una moción de censura que desaloje a Mariano Rajoy de la Moncloa. Pero si desde la dirección federal de Ferraz se enfrían las expectativas, algunos dirigentes de Podemos reconocen abiertamente que los números de la izquierda no dan para esa aventura.

La coordinadora del PSC en la Cámara baja, Meritxell Batet, considera, de hecho, «casi imposible» impulsar con éxito una moción para relevar al presidente del Gobierno atendiendo a la composición actual del hemiciclo. A su juicio, Rajoy ha demostrado contar con el apoyo de Ciudadanos, el PNV y Coalición Canaria, los socios con los que ha sacado adelante los Presupuestos Generales de este año y el techo de gasto de 2018.

Y la respuesta vale tanto para el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, que mantiene su oferta de negociación a la vuelta del verano, como para el PDeCAT, que asegura estar dispuesto a pactar con el PSOE tras el referéndum convocado para el 1 de octubre con el objetivo de disponer de nuevos «interlocutores» en la Moncloa.

«Enhorabuena al PDeCAT por ver la luz, por ver ahora que Pedro Sánchez sería un buen candidato, pero era más fácil que prosperase la investidura que la moción de censura», reprochó Batet a los nacionalistas catalanes, a quienes ve «atrapados en el callejón sin salida» del proceso soberanista. De momento, tanto el PSOE como Podemos coinciden en explorar la colaboración que han iniciado en el Congreso para ejercer la oposición al Ejecutivo del PP. Los socialistas creen que ese podría ser el sentido de la legislatura: intentar revertir muchas de las leyes que los populares impulsaron con su mayoría absoluta entre 2011 y 2015.

Fotos

Vídeos