El PSOE reclama a Rajoy que ponga el lazo morado de las mujeres al BOE

Margarita Robles interviene ayer en la sesión plenaria del Congreso. :: ballesteros / efe/
Margarita Robles interviene ayer en la sesión plenaria del Congreso. :: ballesteros / efe

Insta al presidente a pedir «perdón» por sus inexistentes políticas de igualdad y éste replica que no acepta lecciones de los socialistas

M. E. ALONSO MADRID.

La oleada de demandas feministas que cristalizó el 8-M en movilizaciones históricas por todo el país llegó ayer al Congreso. Lo hizo de la mano del PSOE, que reprochó al presidente del Gobierno que el apoyo a las mujeres se limite únicamente a colocarse durante unas horas en la solapa el lazo morado, símbolo de ese día, y no se traduzca en políticas de igualdad. «El lazo póngaselo al BOE y haga el favor de pedir perdón a las mujeres», le reprochó la portavoz socialista, Margarita Robles.

La diputada socialista afeó a Mariano Rajoy el argumentario del PP que definía como «elitista e insolidaria» la manifestación feminista, así como la llamada de la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, y de la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, a hacer una «huelga a la japonesa» y que el propio líder del partido desautorizó públicamente. Robles recordó en la sesión de control parlamentario al Ejecutivo que todavía no ha dotado con los 200 millones comprometidos el pacto de Estado contra la violencia de género, que tampoco ha puesto en marcha medidas para favorecer la conciliación o la natalidad y que continúa manteniéndose la brecha salarial entre hombres y mujeres, así como en las pensiones.

Rajoy no admitió críticas en las reivindicaciones feministas y censuró a la portavoz del PSOE porque «haga lo que haga y diga lo que diga no dejará de criticarme». El presidente se defendió de los duros reproches lanzados por la portavoz del principal partido de la oposición con el argumento de que su Gobierno ha mejorado la situación de las mujeres y que, aunque queda mucha tarea por delante, la realidad es ahora mejor. Y para ello echó mano de los datos.

Según explicó Rajoy, en la etapa de gobierno socialista, 1,4 millones de mujeres perdieron su puesto de trabajo, mientras que hoy ya se ha logrado recuperar todo ese empleo femenino destruido durante la crisis y y se ha conseguido reducir la brecha salarial del 17% al 14%. Cifró además en 355.000 las mujeres que reciben ya un complemento en sus pensiones en función del número de hijos y en 100.000 las mujeres emprendedoras en el último año. Y lanzó una advertencia: lecciones sobre feminismo a él, las justas. «Con toda franqueza, no puedo entender como usted utiliza este tema para criticar a una persona como yo que tiene un comportamiento absolutamente responsable», recriminó el jefe del Ejecutivo a Margarita Robles.

«También somos mujeres»

También la vicepresidenta del Gobierno fue cuestionada sobre esta materia, en su caso por la portavoz adjunta del PSOE, Adriana Lastra. La diputada socialista increpó a Soraya Saénz de Santamaría porque, en su opinión, el Ejecutivo debería estar «avergonzado» por su falta de apoyo al movimiento feminista. «Siempre que las mujeres hemos salido a la calle, ustedes se han colocado enfrente de nosotras», aseveró Lastra.

Afirmación que no gustó a la número dos del Gobierno, que defendió el trabajo hecho hasta ahora para combatir la desigualdad y recriminó a los socialistas no haber apoyado las iniciativas legislativas puestas en marcha durante esta legislatura, como la bonificación para la contratación indefinida de mujeres, la duplicación del permiso de paternidad y el complemento de pensión por maternidad.

La vicepresidenta no dejó pasar la oportunidad para reivindicar su postura y la de muchas compañeras de filas. «Nosotras igual - aseguró Santamaría- también sabemos de mujeres porque somos mujeres».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos