El PSOE se ratifica en su apoyo al Gobierno frente a Podemos y los dudosos del PSC

«No hay nada de progresista en la causa independentista ni el denominado derecho a decidir», defiende el portavoz de la ejecutiva

P. DE LAS HERAS MADRID.

El PSOE no tiene ningún pero que poner a las medidas acordadas el sábado por el Consejo de Ministros para tratar de poner fin al desafío independentista de Cataluña. El portavoz de la ejecutiva federal del partido, Óscar Puente, explicó ayer que su formación está dispuesta a oír propuestas para matizar o modificar iniciativas concretas durante el trámite que ahora se abrirá en el Senado pero, pese a las duras críticas de Podemos y los recelos que la aplicación del artículo 155 ha despertado en algunos miembros del PSC, se ratificó «en términos generales» en el apoyo a la intervención total de la Administración catalana.

«La posición del PSOE en defensa de la legalidad es también la defensa de la bandera de la izquierda porque no hay nada de progresista en la causa independentista, no hay nada de progresista en apoyar que las regiones ricas de Europa se independicen y no hay nada progresista en el llamado derecho a decidir, que choca frontalmente con la Constitución», argumentó.

Los socialistas, como el PP, alegan que su propósito es restituir el autogobierno de Cataluña y no liquidarlo. Sostienen que ha sido Carles Puigdemont quien ha acabado con él conduciendo a su comunidad al «caos» más absoluto y que la obligación del Estado de derecho es actuar ahora en defensa de los ciudadanos que ven conculcados sus derechos.

La dirección del partido descarta nuevas dimisiones tras la renuncia de Núria Parlon

El caso es que el aval al Gobierno en esta materia ha abierto una vía de agua en el PSC que tanto su primer secretario, Miquel Iceta, como el propio Puente trataron de minimizar. «Lo que hay es una pluralidad de opiniones que en ningún caso desdibuja una posición clara», adujo el portavoz.

Puente aseguró que no espera más dimisiones de socialistas catalanes tras la protagonizada el sábado por la alcaldesa de Santa Coloma de Gramanet, Núria Parlon. Y, según fuentes del partido, los otros dos miembros del PSC en la Ejecutiva dieron ayer garantías de ello. Pero Iceta tuvo que esforzarse a fondo en la reunión con los suyos para dejar claro que, hasta el último momento, hará lo posible para que el 155 no tenga que aplicarse.

El pasado viernes ya se reunió con Puigdemont para tratar de convencerle de que vuelva a la legalidad y convoque elecciones autonómicas. Sus ruegos, sin embargo, no parecen haber calado.

Fotos

Vídeos