El PSOE elude definir las implicaciones de ser nación en España

Sánchez charla con Narbona, ayer, en una reunión en Ferraz. :: EFE
Sánchez charla con Narbona, ayer, en una reunión en Ferraz. :: EFE

Narbona dice que su referencia «clarísima» son estados como Alemania y Bélgica pero alega que «no es momento de precisar»

PAULA DE LAS HERAS

Madrid. El PSOE no tiene aún una posición sobre las implicaciones que tendría para un territorio de España ser reconocido como «nación». La presidenta de la formación, Cristina Narbona, alegó ayer que aún es pronto para «anticipar» detalles sobre la que, hasta ahora, es su principal propuesta para hacer frente a la crisis catalana. «Eso -dijo durante una comparecencia en la sede del partido- corresponderá en su caso a esa comisión o subcomisión que se cree en el Parlamento sobre la reforma constitucional; todavía no es momento de mayor concreción».

El concepto de nación que ahora defienden los socialistas no iría, en principio, más allá, que el de «nacionalidad» ya recogido en el artículo 2 de la Carta Magna (el que reconoce a «nacionalidades» y regiones el derecho a la autonomía dentro de la «Nación» indivisible que es España). Eso asegura a menudo Pedro Sánchez, que de manera recurrente apela al uso que dieron a la palabra padres de la Constitución como Gregorio Peces Barba, Jordi Solé Tura o Miquel Roca. Sin embargo, su desarrollo a futuro, en una eventual reforma de la Norma Fundamental para profundizar en los aspectos federales del modelo autonómico, no es en absoluto clara.

El líder de los socialistas defendió este fin de semana en una entrevista en este periódico que en Europa hay muchas naciones sin estado dentro de un «ente superior» y puso como ejemplos Alemania y Francia, dos estados que no pueden ser más opuestos en su organización. En Alemania existe un federalismo cooperativo. Francia es centralista. La República Federal de Alemania está formada por 16 estados que utilizan distintas denominaciones. Baviera, Sajonia Turingia, por ejemplo, usan la de 'estado libre'; Berlín, Bremen o Hamburgo las de ciudad-estado o ciudad libre. Ninguno se denomina 'nación', tampoco Baviera, pero todos tienen amplias competencias. En Francia, los nacionalistas corsos ni siquiera han conseguido que su lengua se reconozca como cooficial y aunque la isla tiene un estatuto de autonomía desde 1981, es muy limitado en comparación con los españoles.

Al ser inquirida sobre este asunto, Narbona eludió mencionar el caso francés y aseguró que la «referencia clarísima» del PSOE serían más bien, de nuevo, Alemania y Bélgica. Tampoco en este caso la apelación es excesivamente útil. «En Alemania un principio básico es la lealtad federal; Bélgica es un Estado fallido», dice un socialista con residencia en Bruselas. La capital europea es la menor de las tres regiones del país pero las dos grandes comunidades lingüístico-culturales son las otras, Valonia y Flandes y su entendimiento no es fácil.

Régimen común

Entre 2011 y 2012 el país estuvo 542 días sin gobierno. Y para hacerse una idea de sus atribuciones, cabe recordar que el Parlamento valón logró bloquear durante semanas él solo la firma del acuerdo de libre comercio de la UE con Canadá, el polémico CETA. Lo que sí dejó claro la presidenta del PSOE, por ejemplo, es que su partido no se plantea en ningún caso un pacto fiscal que saque a Cataluña del régimen común. «No hablaría en absoluto de algo que está reservado por la Constitución a los territorios del País Vasco y de Navarra sino de avanzar en una reforma de la financiación autonómica que es una asignatura pendiente desde hace cuatro años», dijo. Por lo demás, también añadió que en realidad ya hay «algo de camino hecho» en lo que al «perfeccionamiento» del modelo autonómico se refiere con los estatutos de autonomía de segunda generación, aprobados a partir de la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero. «Lo que tenemos que hacer es un esfuerzo por ordenar un largo proceso», dijo.

Esa tarea, en todo caso, quedará, según dijo, para cuando se constituya o la subcomisión o quizá una comisión mixta Congreso-Senado que empiece a debatir una reforma constitucional. Mientras, los socialistas quieren poner sobre la mesa otra serie de propuestas aún por concretar que rompan con la dinámica de enfrentamiento entre la Generalitat y el Ejecutivo antes del 1 de octubre, la fecha elegida por Carles Puigdemont para celebrar su referéndum ilegal. Aunque en un primer momento el PSOE dijo que tomaría la iniciativa sólo si Mariano Rajoy no actuaba, Narbona avanzó que se pondrán en marcha ya, tras la reunión que este viernes se celebra con la ejecutiva del PSC, porque urge.

Más

Fotos

Vídeos