El PSOE defiende que otro presidente del PP no basta

P. DE LAS HERAS MADRID.

El PSOE teme que su moción de censura contra Cristina Cifuentes se disuelva como un azucarillo. Si Ciudadanos se cobra la dimisión de la presidenta madrileña y el PP propone a otro candidato que cuente con su visto bueno, la iniciativa de los socialistas decaerá de manera automática. Por eso Pedro Sánchez advirtió ayer a Rivera de que sustituir a un dirigente popular por otro es sólo «aparentar que todo cambia para que nada cambie».

El principal partido de la oposición siempre ha sabido que era prácticamente imposible que los liberales apoyaran un gobierno de Ángel Gabilondo sustentado en Podemos. En primer lugar, porque resultaría difícil de argumentar ante sus electores potenciales, en su mayoría provinientes del PP, pero también porque implicaría dar al exministro de Educación un trampolín envidiable de cara a las elecciones de 2019.

Les interesaba, aun así, que la moción se debatiera en el pleno. Esperaban que Ciudadanos, que ha hecho de la regeneración una de sus banderas, se «retratara» y acusara el desgaste de mantener a Cifuentes en el cargo. Pero todo apunta a que el futuro de la jefa del Ejecutivo regional estará sentenciado antes de que su cese pueda ser votado en la Asamblea entre el 13 abril y el 7 de mayo (la fecha se sabrá hoy).

Sánchez, que reunió ayer a las ejecutivas del PSOE y del PSM en Coslada, hizo un último llamamiento. Recordó a Rivera que con «uno solo» de sus diputados bastaría para «abrir un nuevo tiempo» en Madrid y alegó que dispone de una oportunidad única para demostrar que apuesta por la limpieza. El líder del PSM, José Manuel Franco, insistió en la idea: «Lo que planteamos no es una moción contra Cifuentes en particular; el suyo es sólo un caso en un sumatorio de corrupción».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos