PP, PSOE y Ciudadanos rechazan la despenalización de las injurias a la Corona

Frenan una iniciativa de Esquerra para que esas conductas fueran considerados libertad de expresión y no un delito

A. AZPIROZ

madrid. Las injurias a la Corona y los ultrajes a España seguirá siendo delitos recogidos en el Código Penal. PP, PSOE y Ciudadanos unieron ayer sus fuerzas en el Congreso para rechazar la tramitación de una proposición de ley registrada por Esquerra para que estas conductas sean consideradas como un ejercicio de libertad de expresión en lugar de como un delito tipificado en el ordenamiento jurídico español.

Los republicanos, que contaron con el respaldo de los parlamentarios de Unidos Podemos, PNV, PDeCAT, Compromís y EH Bildu, proponían eliminar del Código Penal el apartado 3 del artículo 490 y los artículos 491 y 543. En esas tres disposiciones se castigan las injurias o las calumnias a los miembros de la Familia Real con hasta dos años de prisión y las ofensas o ultrajes de palabra a España con multas de siete a doce meses.

Esquerra esgrimió en el debate en el Congreso que «una democracia avanzada y moderna debe asegurar a la ciudadanía su pleno derecho de la libertad de expresión y tomar como ejemplo otros países de larga tradición democrática». Menciona en concreto a Estados Unidos, donde «la quema y otros actos de sacralización (sic) de la bandera están protegidos» al considerarse como muestras de libertad de expresión.

Demagogia

Los argumentos de los republicanos catalanes no convencieron al PSOE, la pieza clave para que su proposición de ley hubiese sido admitida a trámite. La portavoz socialista, Margarita Robles, señaló que en la propuesta de Esquerra se usa la defensa de la libertad de expresión como excusa para atacar a la Corona. Además, contempla una despenalización general de las injurias, lo que a juicio de la diputada socialista ocasionaría una laguna para juzgar este tipo de acciones.

Mucho más duros que el PSOE se mostraron el PP y Ciudadanos a la hora de explicar su no a la propuesta. Para los populares, la iniciativa está impregnada de «demagogia» y está redactada «sin rigor ni conocimiento jurídico». La formación de Albert Rivera añadió que Esquerra trata de «pisotear» la legislación española y transformarla para beneficio propio.

Entre quienes apoyan la proposición de ley, Unidos Podemos consideró que la ley debe de ser la misma para todos los españoles, aunque uno ejerza como jefe del Estado. «No debe haber distinción entre ciudadanos españoles a la hora de ser injuriados», exigió su portavoz, Irene Montero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos